miércoles, 30 de marzo de 2016

Finalistas de la XXVIII Semana Negra de Gijón y una regla de tres

Este fin de semana se anunciaron los finalistas de la XXIX Semana Negra de Gijón y no sin polémica al no haber ni una mujer entre los finalistas.

Se han escrito muchos artículos al respecto y casi todos confluyen en los mismo: ¿seguro que no hay ni una sola novela publicada en 2015 por una mujer que merezca estar entre los finalistas?

Voces más autorizadas ya lo han dicho: parece extraño y huele a tufillo machista.

A mí por lo pronto no me gusta acusar a nadie sin más elementos, pero sí que me parece extraño como a ellos. Quizás lo que más me anima a ponerme de parte de los que protestan es que he leído bastante novelas escritas por mujeres y creo que alguna de ellas merecería estar en esa lista. Con ello no quiero desmerecer a los que aparecen y mucho menos sin haberlos leído a todos, pero sigo pensando que alguna de ellas merecería estar en esa lista.

¿La forma de arreglarlo? Complicado. Además, no soy amigo de los 50% por obligación, pero algunos de los articulistas han apuntado algunas que no parecen descabelladas, pero por apuntar alguna más: ampliar el número de novelas finalistas; poner en las bases que haya como mínimo una novela de los dos sexos...
Pero la solución la sigo viendo en la educación para cambiar los roles que llevamos viéndose repetir ancestralmente y que casi siempre inclinan la balanza hacia los hombres. Mientras eso siga así la normalidad no existirá, bueno sí, existirá la normalidad de los hombres que no verán nada extraño en que no se nomine mujeres habiendo tantas que escriben y que lo hacen genial.

Y por aportar algún dato más. He estado mirando las nominaciones desde el 2006 al 2015, pero centrándome en los premios de novela negra, que en definitiva son los que más están dando que hablar, es decir el Premio Hammett y el Silverio Cañadas.
Los datos que os presento son NOMINACIONES MUJERES/TOTAL NOMINADOS; me perdonaréis, pero me ha costado encontrar los datos de 2013 y los que he encontrado son los Hammett y el ganador del Cañadas. Faltaría los otros nominados, por si alguien dice algo.

Los datos

2015: 0/8
2014: 3/8  
2013: 0/6 (*)
2012: 1/5
2011: 1/11
2010: 2/11
2009: 1/11
2008: 1/7
2007: 0/11
2006: 0/8

Si no hay ningún error podréis ver que han sido 4 los años que no se han nominado mujeres en el noir: 2015, 2013(*), 2007 y 2006.
Que el total de nominaciones han sido de 9 sobre 86 y que eso representa un 10,4% siendo 2014 con un 37,5% el año que más mujeres se nominaron.
Es fácil hacer una regla de tres y ver que este año como mínimo, estadísticamente hablando, debería haber una mujer nominada.

Sé que a muchos no os gustan las matemáticas, pero nos acercan a lo real si las sabemos leer. Por eso, me podría quedar en lo que he dicho o ir más allá al calcular el % de libro que se reseñan en los 100 blogs que más reseñan o más visitan tienen, podría calcular que % de libros noir son escritor por hombres o por mujeres, podría ver el % de libros noir que venden hombres o mujeres, y así con tantos criterios como queráis. Luego haría la media y como dice la ley de los grandes números, cuando más se repite un experimento la media tiende a la probabilidad real. Supongo que entendéis que yo opino que hay tanta calidad en los que escribe un hombre que en lo que escribe una mujer y por ello me remito a esos %.

Con todo esto quiero decir, que desde el salón de mi casa, Cruce de Caminos, me reafirmo en que alguna mujer debería estar en esa lista por estadística y porqué la he leído.

Y ahora sí, la lista de los finalistas:

Premio Dashiel Hammett a la mejor novela de género negro publicada en el año 2015





Parecido a un asesinato, de Juan Bolea. Martínez Roca.

Premio Memorial Silverio Cañada a la mejor primera novela de género negro

Hambre a borbotones, de Alber Vázquez. Expediciones Polares.

Dolores o la inutilidad de todo, de Ignacio Borel. Emergencia Narrativa.

Ángulo muerto, de Jordi Juan. Edaf.


Premio Rodolfo Walsh a la mejor obra de no ficción de género negro

La conexión Bogotá, de Nahuel Gallotta. Ediciones del Empedrado.

Todos naúfragos, de Ramón Lobo. Ediciones B.

Mañana cuando me maten, de Carlos Fonseca. La Esfera de los Libros.

Premio Espartaco a la mejor novela histórica

La ruidosa marcha de los mudos, de Juan Álvarez. Seix Barral.

Los jugadores, de Carlos Fortea. Nocturna.

Balbo, de León Arsenal. La Esfera de los Libros.

Premio Celsius a la mejor novela de ciencia ficción y fantasía

Ecos, de Víctor Conde. Sportula.

Croatoan, de José Carlos Somoza. Stella Maris.

Nos mienten, de Eduardo Vaquerizo. Fantascy.
Publicar un comentario en la entrada