miércoles, 15 de junio de 2016

#Reseña: La línea divisoria - Carlos Laredo (Sinerrata)


SINOPSIS
Un pescador acude al puesto de la Guardia de Civil de Corcubión afirmando haber visto cómo alguien había sido arrojado al mar desde un lujoso yate. Tras la aparición de un hombre ahogado en la misma zona, el cabo primero José Souto, conocido como el cabo Holmes por su afición a la novela negra y la minuciosidad de sus investigaciones, se encarga del caso, que tiene todo el aspecto de tratarse de un asesinato. No lo tendrá nada fácil, ya que el yate pertenece a un importante empresario gallego muy bien relacionado en las altas esferas y cuyos abogados y empleados no están precisamente dispuestos a colaborar. La aparición de Julio César Santos, el detective madrileño, que casualmente busca información sobre el mismo empresario, aporta a la investigación un toque extra de tensión y suspense, que llevará a los dos protagonistas hasta una resolución tan peligrosa como inesperada.



Cuarta entrega de las aventuras del cabo de la Guardia Civil José Souto, más conocido por el cabo Holmes, escrita por Carlos Laredo para la editorial Sinerrata que sigue ampliando su catálogo de novela policial.
Os estoy hablando de La línea divisoria novela que os recordará los momentos en que la costa gallega se utilizaba como punto de entrada del contrabando de tabaco y drogas. Y es que Carlos Laredo tiene la costumbre de poner en el centro de la historia alguno de los momentos negros de la historia reciente gallega y darle su toque personal para que no nos olvidemos de que sucedió, pero sobre todo para decirnos que todavía hay mucho por hacer.

El mes de junio, julio se está convirtiendo, desde hace cuatro, en el mes en que el cabo Holmes encuentra su hueco entre mis lecturas, y es que el método deductivo del personaje gusta y consigue entretener.

Quizás en esta entrega dos de los puntos fuertes de sus anteriores entregas estén un poco menguados y yo haya tenido la sensación que, sobre todo durante la primera media parte de la novela, no me divertía tanto.
Esos dos puntos son el escenario y el ritmo.

Sobre el escenario, en las anteriores entregas era un personaje más de la novela. En La línea divisoria pasa a un segundo plano; sí, se describe, se habla, se explica, pero no con la fuerza, la intensidad y la intención que en los anteriores libros. Por decirlo de otra forma: si con las tres primeras novelas de Laredo daban ganas de viajar a la Costa da Morte ese mismo día, con esta nueva entrega no he tenido la misma sensación.

Y sobre el ritmo, creo que el conocido personaje del detective Santos, amigo de Holmes, se come demasiado terreno con sus escarceos sentimentales y con su fatales investigaciones que no llevan a ningún sitio y, por lo menos a mí (sobre gustos los colores), ha conseguido que de vez en cuando haya pensado en saltarme el capítulo a la torera.

Con todo, las aventuras del cabo Holmes son en su conjunto una lectura recomendable desde la primera a la última y tengo la sensación que la quinta entrega será más potente que esta cuarta, no sé, me lo dice la intuición y mira que no sé si está escrita o se está escribiendo. Creo que me he quedado con muchas ganas de Holmes, pues Santos se comió medio plato.


Título: La línea divisoria
Editorial: Sinerrata
Páginas: 263



Consíguela en AMAZON

Anteriores entregas
Publicar un comentario