lunes, 18 de julio de 2016

#Reseña: Ciudad de Heridas - Miguel Córdoba (El transbordador)

SINOPSIS

A la ciudad de Gran Salto acaba de llegar un forastero. Es un tipo muy alto —casi parece un zancudo—, viste de negro y lleva puesta una ridícula chistera. Sus ojos, de un extraño color violeta, contienen todas las estrellas del cosmos. Lleva consigo una maleta pasada de moda donde guarda el destino de cuatro chicos, una cuchilla con la que cortar una sonrisa y un plan para que se deje de construir la ciudad. Ha venido a curar viejas heridas.

Perros que emiten gemidos casi humanos, unos terribles asesinatos en casa de un famoso escritor o un lago con un romántico y asfixiante secreto son sólo algunos de los ingredientes de esta singular historia.


Siempre es una placer conocer nuevas editoriales, gente valiente que se lanza a este complicado mundo literario y que además lo hace con una primera novela muy diferente, de esas que pueden marcar un destino.
Os estoy hablando de Ediciones El Transbordador, una editorial malagueña que intenta hacerse un hueco, o como ellos dicen, orbitar alrededor de la ciencia ficción; y os estoy hablado de la primera novela que publicó en octubre de 2015, Ciudad de Heridas de Miguel Córdoba.
 
Os comentaba que la editorial se presenta como un sello de ciencia ficción, pero viendo su catálogo, y habiendo leído Ciudad de Heridas, ya os puedo asegurar que la amalgama de géneros, como no podría ser de otra forma, tienen cabida en sus publicaciones.

Y esa es una de la fuentes de riqueza de la primera novela de Miguel Córdoba, autor que se ha lanzado al formato largo después de ser varias veces laureado en el corto, la mezcla de géneros sin que nada chirríe: negrocriminal, terror (por momentos gore), drama y como no, ciencia ficción.

Espectacular inicio de novela. Te deja casi sin aliento y se sostiene durante casi cien páginas. Hacía tiempo que no me topaba con una bofetada de estas dimensiones, momentos de esos que no quieres que se acaben, y lo mejor de todo: no saber porqué sucede nada y estar convencido que quieres seguir leyendo atrapado por el texto.
Sí, fui haciendo mis cábalas intentando adivinar que pasaría o de dónde provenía todo, pero nunca pude imaginar lo que el autor nos había preparado.

El propio escritor lo comenta en la nota de autor final al referirse a sus editores: «que creyeron en el libro desde el primer momento en que cayó en sus manos (incluso más que yo)...», y con ello nos dice que Ciudad de Heridas es una novela que le pide al lector un plus de atención, sobre todo a partir de la segunda parte, en la que poco a poco se va desvelando los entresijos de la novela y el papel que juega el misterioso hombre de la chistera que podréis ver en la bonita portada de María Delgado Prieto.
No creo que nadie se pueda imaginar el desenlace, ni pueda ver los hilos que lo mueven todo. Me ha parecido muy ingenioso.

La metaliteratura o metaficción juegan un papel importante durante gran parte de la novela y en parte de ahí proviene ese plus que se le pide al lector. Sin contar demasiado para no generar spoiler, llega un momento en el que os daréis cuenta que la trama se convierte en un juego de muñecas rusas. Y lo digo así para que os lo encontréis vosotros mismos.

No quisiera equivocarme, pero preparando esta reseña me he topado con una publicación anterior de Ciudad de Heridas a principios de año en Bubok. ¿Y por qué cuento esto? Porqué es muy fácil deducir que Miguel se autopublicó en la famosa plataforma, que de alguna forma la novela cayó en las manos de los editores y la escogieron como primera novela de su catálogo. No sé vosotros, pero a mí me siguen fascinando el poder de la autopublicación y la gran cantidad de buenos escritores que se han dado a conocer de esta forma.

Ciudad de Heridas es una novela que merece ser descubierta, que merece ser leída, que merece ser releída por esa construcción argumental que seguro aún esconde más subtramas que en una primera lectura no acabamos de ver, por esa potencia inicial, por esa sorpresa, por esos diálogos que rompen los esquemas preestablecidos, por, si no lo he dejado claro ya: leer algo muy diferente y de calidad.


Título: Ciudad de Heridas
Editorial: El Transbordador
Páginas: 230

Consíguela en Hombrecillos verdes
Publicar un comentario