miércoles, 24 de agosto de 2016

#Reseña: La barbarie - Alberto Vázquez-Figueroa (Ediciones B)


SINOPSIS

A través de un fascinante juego de tramas cruzadas —una maestra etíope que atraviesa África con un grupo de niños, huyendo de una muerte segura; un millonario y una actriz de cine que urden un plan para frenar el terrorismo yihadista; un árabe y un israelí que mantienen en secreto reuniones estratégicas de alto nivel—, el novelista canario traza una radiografía del mundo actual que no dejará a nadie indiferente.










Aproveché que me di de alta en el servicio de préstamo online de bibliotecas para hacerme con el último título de Alberto Vázquez-Figueroa.
No quiero dejar pasar la oportunidad de animaros a que os deis de alta del servicio en vuestras comunidades, pues la oferta en ebook está bastante bien. A ver, no están todos, pero hay títulos muy interesantes y lo mejor, es muy sencillo de utilizar.

Sabía que La barbarie sería una novela diferente. El propio autor la define como rara por ser un desahogo y en el prólogo se nota esa rabia contenida, esas ganas de cortar. Y se reafirma en el epílogo que no tiene desperdicio con papeles que demuestran aquellas cosas que el escritor nos cuenta y por las que está en una situación económica incómoda, por decirlo suave. Pero no desiste, nadie le hará callar mientras tenga fuerzas para escribir, para contar aquello que vive, aquello que ve, aquello que siente y siempre en pos de ayudar a los demás.

«Estoy harto de que «las grandes potencias» inicien conflictos con fines estratégicos»

Una novela plagada de reflexiones, como nos tiene acostumbrado el autor, pero quizás he notado que habían muchas más y sobre todo, como he dicho antes, he notado la rabia interna del autor con lo que está sucediendo en el mundo.
Me ha parecido de una transparencia brutal cuando en el prólogo cuenta que empieza a repetirse en sus argumentos e incluso copiar algunos párrafos de sus anteriores novelas, pues no las podría escribir mejor, pero que continuara haciéndolo le pese a quién le pese.
Pasan los años y los problemas siguen siendo los mismos. Podemos estar más o menos de acuerdo con lo que Alberto Vázquez-Figueroa cuenta y propone, pero siempre será un punto de inicio de reflexión.

El libro roza el ensayo, no se puede considerar una novela al uso, ya que la voz del narrador, que es la del propio autor, tiene un peso demasiado importante en toda la estructura y deja poco espacio para los personajes. El discurso del autor se va expandiendo hoja tras hoja como un mantra y nuestra su profundad indignación antes múltiples sucesos como por ejemplo el drama de los refugiados, el avance del yihadismo y la corrupción política...

«En cualquier restaurante te cobran un euro por un botellín de un tercio, mientras que un litro de gasolina cuesta un euro.»

«Tres de cada cuatro empresas de agua son francesas.»
Quién controla el agua tiene el poder.

El autor sigue insistiendo en hacer participar a los lectores de sus propuestas para solucionar los problemas abordados en la novela y sigue insistiendo en su tema fetiche y de vital importancia: el control del agua dulce. Por eso nos nuestra de nuevo sus inventos, algunos ya conocidos, otros nuevos para poder mejorar las condiciones de vida en el mundo.
En ese sentido, me ha parecido horroroso que los narcotraficantes tan sólo se hayan interesado por el proyecto Jonás un submarino no tripulado destinado a ser enviado para rescatar a todas aquellas personas que naufragan en el mar. Que nadie le haya dado la suficiente importancia, según cuenta Vázquez-Figueroa, y que los narcos lo quieran utilizar para fines ilegales.

Respecto al título del libro, Vázquez-Figueroa apunta en una entrevista que: «eligió La Barbarie porque la barbarie es todo, sea cual sea el tema. Cada día que abres la prensa hay una novela.».



Título: La barbarie
Editorial: Ediciones B
Páginas: 368



Consíguela en AMAZON

Publicar un comentario en la entrada