lunes, 22 de agosto de 2016

#Reseña: Siete libros para Eva - Roberto Martínez Guzmán

SINOPSIS

Cuando en una calurosa noche del verano de 1999, la joven Eva aparece en una gasolinera, malherida y ensangrentada, todo el mundo se sorprende de que siga con vida. Había desaparecido dos semanas antes, tras pasar la noche con un compañero de universidad, y desde el primer momento todas las pistas apuntaban a un crimen pasional. Dos tensas semanas de ausencia, en las que se pondrá de manifiesto lo mejor y lo peor de cada persona relacionada con el caso.








Me pasa muy a menudo. Recuerdo una frase que me dijeron hace muchos años cuando asistía a un taller de escritura creativa de cuentos: «Todo está escrito.». ¿Cuántas historias hemos visto o leído sobre secuestros? Miles y aunque todas se parecen, a la vez, todas son diferentes por el matiz que le da el guionista o el escritor.
Y eso es lo que sucede con Siete libros para Eva, la nueva novela de Roberto Martínez Guzmán que presenta al Concurso Indie 2016 y al que desde ya le deseo suerte.

La semana pasado os comentaba que hacía tiempo había leído la primera novela de Roberto, Muerte sin resurrección, todo un fenómeno de ventas, y que en previsión de leer su nueva novela me leí Café y cigarrillos para un funeral, una novela corta en la que Eva Santiago es la protagonista.
Siete libros para Eva se encuentra cronológicamente antes que las dos anteriores y, como su autor nos indica, sirve para conocer de dónde sale Eva Santiago y porqué siente la necesidad de hacerse policía.

Os hablaba que unos libros se diferenciaban de otros por los detalles que el autor nos va contando. Aquí uno de los fuerte es su situación geográfica, la provincia de Orense. Para los que hayáis estado por la zona será una delicia poder desplazarse de nuevo por la zona y situarse delante del monasterio de Oseira o saborear el pan de Cea que tiene la denominación geográfica protegida. Os digo todo esto porqué hace años estuve haciendo la Vía de la Plata (Camino de Santiago que sale de Sevilla) y pasa justamente por esa zona. Nada más que por eso ha merecido la pena leer la novela y es que los detalles geográficos de las novelas cada vez tiene más peso. Además, si no has visitado la zona son una buena publicidad para hacerlo.

«¿Por qué me traes libros? -preguntó Eva-. ¿No sabes que un libro es la mayor arma de insumisión del mundo?»

Otro punto diferenciador son justamente los libros que el secuestrador le va levando a Eva en su cautiverio, siete libros muy especiales, algunos ya los habremos leído y otros sentiremos el deseo de hacerlo. Se podría decir que son los siete libros que Roberto nos recomendaría leer antes de morir.
Pero quizás aquí también está una de las pequeñas pegas que le pondría a la novela. La monotonía en las escenas de los libros. A partir de la segunda ya sabes que regularmente sucederá lo mismo, sí, con el libro cambiado y con su explicación, pero a mí me ha roto, en cierta manera el ritmo de la trama, pues veréis que la parte familiar combinada con la investigación tiene mucha fuerza y son de esas que enganchan. Por suerte, Roberto adorna dicha parte con algunos detalles de los libros que hace que la espera sea menor. También entiendo que se utilice como reloj para que no todo pase de forma rápida y tengamos la sensación de cautiverio.

No quisiera olvidarme de la trama política, que la tiene, y que desgraciadamente nos recuerda mucho a todo lo que hemos vivido y estamos viviendo. Corrupción a manos llenas. Bien explicada y muy realista.

Me ha gustado mucho el inicio de la novela. Leía las primeras frases y no sabía que esperar para luego, de repente, ¡zas! Es un buen recurso literario, aunque arriesgado, pues hace que el autor tenga que mantener el ritmo de la novela a un alto nivel y Roberto lo ha sabido llevar bastante bien.

Y volvamos a la trama familiar. Creo que el personaje de Lina y el de su marido Manolo tiene mucha fuerza y hace que queramos a uno y odiemos al otro. Roberto sabe perfilarlos para que podamos sentir mediante su historia pasada y sus escenas presentes y como decía, en combinación con las otras tramas da fuerza y sentido a la novela.

Y llegamos al controvertido final. Está claro que no os contaré nada, pero por lo que he podido leer e incluso debatir, los lectores se dividen a la hora de mostrar su satisfacción respecto al final, no ya de la investigación, si no de la trama general de la novela. No sé, quizás deba ser así para que la gente continúe hablando después de leer la novela y provoque un efecto rebote. A mí como mínimo me ha sorprendido y entiendo la postura del autor cuando lo ha escrito, pero no tengo aún claro si resta o suma.

Casi cuatrocientas páginas que podría resumir diciendo que se me han hecho cortas y eso en los últimos meses me ha costado decirlo. ¿Será que estamos a mediados de agosto y tengo el celebro más oxigenado?

Suerte Roberto.


Título: Siete libros para Eva
Editorial: Autoedición
Páginas: 392


Consíguela en AMAZON

Otras novelas del autor
Publicar un comentario