martes, 6 de septiembre de 2016

#Reseña - Ángeles de granito - Esteban Navarro

SINOPSIS
En la España de 1975 Martín Heredia tiene 10 años y sufre una extraña enfermedad degenerativa que está corroyendo sus huesos por completo. Aconsejados por sus vecinos la familia decide trasladar a Martín desde Barcelona a Torremesina, un Santuario que tiene fama por sus milagros.

La familia emprende el viaje en coche y cuando llegan a la Loma Santa, una urbanización de casas de granito a media hora del Santuario, les sorprende la desolación y atmósfera inquietante del lugar. Y a pesar de la desconfianza de Juana, la madre del niño, aceptan la hospitalidad de Ezequiel, un anciano que los conduce a su casa.

Durante los días siguientes comienzan a ocurrir situaciones inquietantes que la familia no comprende. Se desata una plaga de langostas, seguida de una de ranas y otra de piojos. Además el padre de Martín, Luis, tiene una visión de un hombre con cabeza de saltamontes que se pasea frente a la casa de Ezequiel, delante de la figura de un ángel de granito que, ante su incrédula mirada, moverá ligeramente los ojos.



Esteban Navarro seguro que es conocido por todos vosotros por su dos series policiales la protagonizada por Moisés Guzmán, títulos como, Los ojos del escritor o Los fresones rojos, y la protagonizada por Diana Dávila, títulos como, La noche de los peones (finalista Premio Nadal 2013) o La puerta vacía, y muy pronto su nueva novela dentro de esta última serie: El libro de Goethe.
Por desgracia no he tenido tiempo de leer ninguna de esas novelas, pero hace tiempo que sigo al autor y todo lo que le rodea. Sé de buena tinta que sus novelas satisfacen a sus lectores y por eso siento que tengo una cuenta pendiente con el autor y sus novelas policiales que espero solucionar pronto.

¿No es un poco raro empezar por una novela que se sale del género del autor?
Quizás sí. Quizás no sea la mejor forma de conocer a un autor, pero por otro lado un autor es su obra completa y no sólo las novelas que más le identifican.
Por eso, y aprovechando que Ángeles de granito se presentaba al Concurso Indie 2016 y viendo que la novela estaba teniendo buena aceptación en popularidad, me dije que debía leerla por si acaso; sí, que ese por si acaso es aplicaba a las 24 novelas que he propuesto en mi quiniela de posibles finalistas del concurso indie 2016 (entre las que se encuentra Ángeles de granito), pero ya sabéis que el tiempo es limitado y la lecturas infinitas.

Ángeles de granito es una novela que se podría encuadrar dentro del realismo mágico con toques de terror y suspense. Por ello, se debe iniciar la lectura con la mente abierta, pues si no en algunos pasajes podríamos considerarlos poco creíbles, aunque el autor se esfuerza en hacer parecer lo más real posible todo lo que sucede y que tengamos dudas sobre lo que leemos. En definitiva, que no se saca muchos artificios de la manga, los suficientes para explicar la trama de la novela y siempre sin olvidarnos que estamos dentro del realismo mágico.

Para mí lo mejor de la novela son los escenarios que ha escogido el autor para desarrollar la novela. Os recomiendo que la leáis un día de lluvia y tormenta para que las sensaciones sean aún más grandes, pues cuando te sumerges por las calles de Loma Santa, una urbanización casi abandonada, con casas de granito a un lado y otro, con el único acompañamiento del ulular del viento al rozar las paredes, sientes como el vello de la nuca se te eriza un poquito.
Decir que todos los enclaves son inventados. Esteban Navarro cuenta en una entrevista que se inspiró en el Santuario de Torreciudad (Barbastro) y en una urbanización que hay antes de llegar a él en una visita que realizó en 2002 para crear la escenografía de la novela.

«Cuando la desesperación y la desesperanza se enganchan al lomo, como si quisieran cabalgar junto a ti de por vida, es entonces cuando hay que creer en lo increíble y aceptar lo inaceptable.»

Esteban Navarro también nos hará reflexionar sobre la creencia o no de los milagros, la fuerza de los lugares sagrados, la explotación de dichos lugares, el aprovechamiento de la agonía de las familias para ser ellos la última esperanza y su consiguiente beneficio. Pero también no hará pensar en el bien y el mal al visualizar los ángeles de granito que nos miran desde el final de la calle y que parecen moverse, así como con las plagas bíblicas que asolarán a los personajes.

Seguro que os encantará los secretos que ocultan las familias de la novela y cómo el autor los va desgranando a poquitos para llegar a un desenlace final creo que no esperado, uno de esos giros que tanto gusta a los lectores.

No quería olvidarme de dos cosas.
La primera, que la novela fue finalista de X premio de novela ciudad de Badajoz y del IV premio de novela ciudad de Almería, que algo querrá decir.
Y la segunda: mucha suerte Esteban con el concurso indie.



Título: Ángeles de granito
Páginas: 252



Consíguela en AMAZON
Publicar un comentario en la entrada