viernes, 14 de octubre de 2016

#Reseña: ¡Pinches jipis! - Jordi Soler


SINOPSIS
En la feroz, brutal Ciudad de México, donde el aire es denso y la violencia está siempre latente, hay un policía rudo, de la vieja escuela, que se aclara la garganta con lingotazos de whisky. Emiliano Conejero es duro pero sentimental, como bien saben sus pintorescos subalternos. Hay, claro, una chica, Julia Gis, una niña bien que lo atempera y, como no, hay un misterio que resolver en una ciudad en la que nada es fácil.

Nuestro protagonista y su séquito siguen obsesivamente la pista al estrangulador de la media azul durante 25 trepidantes capítulos que casi dejan sin aire al lector.







Creo que es de justicia empezar esta reseña por felicitar a la Malpaso Ediciones por creer en las publicaciones de lujo a precio normal y ganando, seguro, un poco menos. Es un placer tener cualquiera de los libros editados por dicha editorial en las manos: incitan a la lectura.

Quizás no he leído las suficientes novelas ambientadas en Ciudad de Mèxico o alguna de sus otras ciudades, pero creo que puedo decir que en ¡Pinches jipis! nos adentramos en una ciudad conocida y desconocida a la hora. Muchos son los elementos que se repiten, y es normal, viendo las últimas noticias que nos llegan del país; poco o nada está cambiando. Pero también vemos elementos nuevos y una trama centrada en varios focos: policial, cultural, familiar. Puede que este último no se hubiera tratado tanto y Jordi Soler, en sus 154 páginas, tiene tiempo de todo ello y lo hace con soltura.

Una novela policial de personaje en la que comandante Emiliano Conejero centra todo el protagonismo ya sea en su trabajo o en su vida privada. Un personaje desestructurado, bañados en alcohol y con un genio bastante peculiar al que le rodean unos cuantos secundarios al estilo Camilleri dándole juego a la trama. Y al igual que el insigne escritor italiano, los pequeños momentos de humor riegan las páginas de la novela, un humor negro en algunos casos, directo en otros, pero en definitiva quitándole hierro a un asunto que huele muy mal.

«—Hueles a tabaco y al whisky.
—Huelo a comandante de Policía».

Y hablando de los personajes un detalle: nadie tiene un nombre normal (incluso en la novela uno de los personajes lo dice: «—¿Nadie tiene un nombre normal en esta comisaria?». El propio autor se ríe de su elección que parece que tiene relación con animales (una buena pregunta por si lo entrevistan): Conejero, Jabalí, Urracarama, Tapir, Tucumano, Vacota,...

En la novela también se puede observar los cambios que se están dando en la sociedad como el provocado por las redes sociales, en especial el Twitter, donde te puedes enterar de que se ha cometido un asesinato incluso antes que la policial. Parece una ficción, pero es muy real.

Y por si os estáis preguntado aquello de novela escrita por un mexicano y el lenguaje utilizado, decir que Jordi Soler lleva muchos años viviendo en Barcelona y su vocabulario está muy españolizado. Sí, tiene bastantes dejes, sobre todo en los diálogos y eso para mí es un valor añadido de realismo.

Una novela fresca, que se lee en un suspiro, que divierte (y mira que el caso es horrendo), que nos muestra otra visión de Ciudad de México y sobre todo sienta bien.


Título: ¡Pinches jipis!
Editorial: Malpaso
Páginas: 154


Consíguela en AMAZON
Publicar un comentario