martes, 7 de febrero de 2017

#Reseña: El país de los crepúsculos - Sebastià Bennasar



 SINOPSIS
Ha llegado el frío en la Vall de Boí. Y, con las primeras nevadas, también ha llegado un implacable asesino que va dejando cadáveres torturados y martirizados en las iglesias de este valle, todas ellas Patrimonio de la Humanidad. El comisario Jaume Fuster —un hombre que no teme a nada ni a nadie— tendrá que combatir viejas supersticiones medievales en medio de la belleza del lugar, donde todo vuelve, también los lobos. Una novela que nos transporta hasta uno de los parajes más bellos de los Pirineos, en un ambiente de intenso frío nórdico mezclado con el carácter mediterráneo y la violencia americana.







Hace años que tenía que haber leído esta novela. En concreto, desde que salió publicada por primera vez en catalán haya por el 2013, pero ya sabéis o intuís como es el día a día de un blog literario. Si ya cuesta encontrar una novedad sobre las mesas de las librerías por la vorágine de las propias novedades, imaginad la lista de pendientes que podemos llegar a tener. Total, que el tiempo pasó y no fue hasta los pasados Reyes que el libro me llegó a casa en la versión castellana. Y aquí un apunte importante. Es de agradecer que editorial como Alrevés inviertan a la hora de publicar ciertas novelas en los dos idiomas para que así nadie pueda quedar excluido de poder leer una buena novela como lo es El país de los crepúsculos y a un autor, diría que un maestro de lo negrocriminal como Sebastià Bennasar. Esta es la cuarta vez que tengo la suerte de poderlo leer y en todas ellas me ha encantado, incluso con su peculiar estilo de escribir en segunda persona (que no es el caso de esta novela).
Podría continuar describiendo quién es Sebastià, pero creo que es mejor que me centre en la novela, pues creo que ha quedado suficientemente claro que Bennasar es un autor que todo amante del género debe leer o que recomendaría leer.
Por cierto, ahora que Paco Camarasa deja de ser comisario de BCNegra...

Y empiezo por lo malo, aunque con lo bien que me lo he pasado se puede perdonar.
No tengo estadísticas, ni soy un experto en crímenes reales, pero creo que por suerte crímenes como los que se describen en la novela cuesta de encontrar en Catalunya y diría que incluso en España. Quizás eso puede quitarle algo de realismo, pero no nos engañemos, estamos leyendo una novela, una ficción y dentro de las ficciones todo es posible. ¿Quién dice que no pueda suceder? (Espero que no).
Por contra, las escenas de violencia extrema que se describen en la novela abren una abanico de grandes posibilidades literarias que no estaban del todo trabajadas tanto en catalán como en castellano, por lo menos por los autores mediáticos, como es el caso de Bennasar en Catalunya. El mallorquín sabe hasta dónde debe llegar para que el lector no aparte la mirada del libro y convierte ese horror en tensión argumental.

Otro punto que quizás había que mejorar es la traducción. No sé si será un defecto mío al leer en las dos lenguas, pero muchas frases me han sonado acatalanadas, es decir, traducidas literalmente y sin el mismo sentido y fuerza que en castellano. Ya digo, quizás es mío el problema, pero dejo apuntado que ciertas expresiones me han chirriado.

Una novela policial de manual con fuertes dosis de thriller. El autor sabe lo que el lector quiere leer, domina el género, y se lo da para su disfrute en un no parar de escenas y situaciones que el lector va siguiendo al igual que los personajes casi en tiempo real.

Sebastià Bennasar demuestra que no hay que leer a los nórdicos para poder disfrutar de una magnífica novela policial cubierta de nieve por los cuatro costados. El paisaje escogido, la región de la Vall de Boí, pirineo catalán, es de una belleza sublime y el autor nos pone delante los suficientes anzuelos para que tengamos unas ganas locas de ir a visitarla.
Paisaje y historia, creo que tenemos una gran película delante de nosotros. ¿Algún valiente en la sala?

Y como buena novela de género el autor aprovecha para generarnos preguntas como: ¿cómo tratar la repoblación del pirineo? ¿Son necesarias las presas al cualquier precio? Nos habla del contrabando o de los arsenales de ETA. Como veis no os aburriréis.

Y un último detalle. Los homenajes literarios que encontraréis dentro del libro como Marc Sergiot, el protagonista de las novelas policiales de Jordi de Manuel, o Jaume Fuster, agente Villalonga, un Serrallonga negro...y seguro que alguno más habrá.



Título: El país de los crepúsculos
Editorial: Alrevés
Páginas: 204
Traducción: Sebastià Bennasar


Publicar un comentario en la entrada