jueves, 24 de agosto de 2017

#Reseña: Zombies de Leningrado 2 - Javier Cosnava

Zombies de Leningrado 2 es una buena ampliación de la primera entrega de la novela que tanto me impacto. Consigue sorprender, pero de una forma un poco diferente a la primera parte, por conocer parte de la historia, pero igual de efectiva.

«El hambre estaba más allá de la filosofía y la metafísica de los hombres. El hambre el hambre. Y cuando llegaba, era lo único que existía».

En esta nueva entrega nos encontraremos con la perspectiva del caníbal, su visión de los hechos en primera persona, que se irá alternando capítulo sí capítulo no con una interesante investigación, digamos que criminal, por parte de uno grupo de niños del orfanato 48. Javier Cosnava sabe equilibrar las dos historias, creo que muy importante en novelas con esta estructura, pues las dos tienen un peso similar dentro de la novela y personalmente las dos me han gustado por igual, por tanto, punto doble para el autor.

Como no puede ser de otra forma hay momentos muy duros dentro de la novela, no recomendado para lectores en exceso sensibles, pues no estamos hablando de unos zombies al uso, que esos ya más o menos los conocemos y casi no nos dan miedo; estamos hablando de caníbales en toda la definición de la palabra. Y es que lo que sucedió en Leningrado durante la Segunda Guerra Mundial es uno de esos episodios de los que se ha hablado poco y que gracias a novelas como la de Javier Cosnava nos podemos hacer una idea, solo una idea, de lo que sucedió en aquellos años de auténtico horror.

«Nuestro gran líder no quiere que el resto del país sepa lo que hemos pasado aquí coma que un millón de personas han muerto de hambre, por los bombardeos, por las batallas o por el canibalismo».

Y como extra en la novela, Javier Cosnava ha incluido en cada capítulo una fotografía original de esos momentos, de ese Leningrado devastado, sin ley y en el que los caníbales campaban a sus anchas intentando, de una manera inhumana y horrorosa, sobrevivir (ojo, sin que sirva de justificación). Muchos de ellos, como podréis leer en la perspectiva del caníbal, llegaron a otro estadio de horror.

«Las ratas de Leningrado también se morían de hambre».

El autor nos recuerda los episodios de hambruna del Volga (1921-1922), de la Isla Nazino (1933) y el Holomodor (1932-1933). Dos de ellos no los conocía y me he puesto a buscar por internet y he quedado igualmente petrificado como cuando leí sobre las historias que sucedieron en Nazino. El autor nos va relatando lo que allí sucedió mezclando, como siempre, realidad y ficción y haciendo dudar al lector de si lo que está leyendo es verdad o es una invención del autor.

«Ellas eran las verdaderas heroínas de Leningrado. Las mujeres. Las madres. Las trabajadoras de la fábrica».


Merece una mención especial el último capítulo del libro al que Javier le ha dado el título de addenda (complemento de información) y en el que nos deja con algún que otro interrogante abierto para que el lector acabé de completar la imagen global. Me ha parecido realmente interesante como colofón a la novela.


Título: Zombies de Leningrado 2
Editorial: Dolmen
Páginas: 336






 SINOPSIS
Novela e historia, terror zombie y canibalismo; hablamos de relatar el valor de un pueblo que decidió llegar hasta el extremo de consumir carne humana antes que rendirse a Hitler y sus hordas.

Se han escrito unas pocas novelas desde la mirada de un muerto viviente, pero siempre se ha tratado de personajes imaginarios en situaciones imaginarias.

¿Pero cómo eran realmente las personas que se comían a sus congéneres en Leningrado durante el asedio nazi?

Si os atrevéis a leer este libro, tal vez halléis una respuesta.

Publicar un comentario