cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: #Reseña: Cruz - Nicolás Ferraro

miércoles, 7 de febrero de 2018

#Reseña: Cruz - Nicolás Ferraro

La novela negra Argentina goza de muy buena salud teniendo entre sus filas a Nicolás Ferraro un joven autor, Dogo y Cruz son sus dos primeras novelas de género publicadas en menos de un año, y lo más importante: con voz propia.
Para construirla no ha dudado al nutrirse de algunos de los grandes del género como son: George V. Higgins, Donald Ray Pollock, Edward Bunker, James Sallis, Raymond Chandler, James Crumley, entre otros.

«El pasado es lo único que por mucho que debas nadie te va a sacar».

En los bajos fondos llevar cierto apellido puede significar una fina línea entre la vida y la muerte. Pero hay que saber llevar bien el apellido y Cruz es un apellido con mucha solera.

«La familia es la peor de las trampas. La misma sangre camufla mentiras con verdades . Sobre todo las más difíciles de creer».

Una novela de descubrimiento. A medida que va sucediéndose la acción el personaje principal irá conociendo el pasado de su padre y hermano mayo, responsable de la herencia que le ha caído. Una herencia difícil de digerir y para lo que no está preparado. Por ello necesitará un aprendizaje de todo aquello que se debe aprender, incluso de la violencia, para salir de una situación límite.

«Mi viejo lo recibe con la escopeta, que le arranca un pedazo de panza. Su sangre empapa al que viene atrás y lo ciega. Se lleva la zurda a la cara para limpiarse y con la derecha dispara al montón. La perdigonada a quemarropa de mi viejo le hunde su propia mano en la jeta y dedos, nariz y cara se hacen la misma cosa».

Nicolás Ferraro no ahorra en detalle a la hora de explicar ciertas acciones que salpicarán de sangre la páginas de la novela, jugando a lo gore y casi provocando que cerremos los ojos.

Una novela de frontera (Paraguay-Argentina) con todo lo que ello conlleva para la acción y más en un país sudamericano.

«Las promesas más difíciles de cumplir son las que se hacen a los desesperados, porque los desesperados piden lo imposible».

El único problema que tiene Cruz es que está escrita por un argentino sin filtros. En otras ocasiones he leído argentinos a los que se les nota que el texto ha pasado un filtro, digamos españolizante, que hacía menos argentino y más español el texto (o esa es mi impresión. Quizás me equivoco).
En este caso, incluso alguno de los protagonistas se refieren a lo utilización de la jerga del argentino que de habla junto a la frontera con Paraguay y eso ha provocado que tuviera la sensación como cuando yo era joven y leía las lecturas obligatorias en inglés enterándome de lo gordo que sucedía, pero perdiéndome algunos matices.
Está claro, que eso no impide el buen seguimiento de la novela, pero me hubiera gustado poder captar mejor las tonalidades de negro que hay durante toda la lectura.


Con todo, una novela a descubrir por los amantes del género.


Título: Cruz
Editorial: Revolver
Páginas: 236



 SINOPSIS
Cruz puede ser más que un apellido. Tomás lo sabe. Porque es hijo del Cruz que se ha hecho leyenda en los bajos fondos de la frontera con Paraguay enrojeciendo de sangre ajena la tierra colorada de Misiones. Porque es hermano menor del Cruz que arriesgó todo, hasta su futuro de futbolista de Selección, por seguir la huella del padre preso. El legado, entonces, se vuelve calvario, un peso a cargar contra la propia voluntad. En última instancia, un destino del que no se puede huir y al que hay que afrontar con los dientes apretados, hurgando dentro de uno hasta sacar la brutalidad que permita la supervivencia. 

Esta novela de Nicolás Ferraro es una lupa en el infierno. No hay almas buenas, ni siquiera la de Tomás. Y si las hay duran poco, extraviadas en un laberinto de narcos, proxenetas y comisarios corruptos. La moral, allí, se ajusta a lo que conviene, a lo que se necesita, al oportunismo de salvar el pellejo. Con un estilo gore, y a partir de un palo y palo infatigable, el autor narra las peripecias de un hombre lanzado a evitar que otras vidas inocentes sean víctimas de la misma inercia que lo ha arrastrado a él a un torbellino de violencia. Ferraro avanza con el filo de su prosa seca en la selva del género negro de hoy, tan amanerada de detectives a la americana y de policías que uno no entiende de qué planeta vinieron. Y si con "Dogo", su ópera prima, abrió el camino, con "Cruz" lo profundiza a machetazo limpio.


¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas







Publicar un comentario