martes, 20 de marzo de 2018

#Reseña: UN VIOLÍN CON LAS VENAS CORTADAS - Carlos Salem

Creo que a José Saramago no le importaría contar entre las novelas que escribió con Un violín con las venas cortadas. Y es que he encontrado en la novela de Carlos Salem muchos momentos en los que me ha recordado el espíritu, incluso el perfume del Ensayo de la ceguera o quizás más el Ensayo sobre la lucidez.

«Una muchacha calva haciendo equilibrio sobre un pie en el centro de un puente de París puede empezar a cambiar el mundo».

Si habéis leído alguna de las dos novelas de Saramago antes apuntadas y leído el párrafo anterior creo que podría comenzar a quedar demostrada mi afirmación anterior. Pero tampoco se trata de demostrar nada. Cada lector tiene su registro, su memoria y lo que a mí me parece Saramago a otro no le puede parecer nada. Como siempre, intento compartir con vosotros mis sensaciones al leer y las que describo han sido bastante fuertes en varios momentos.
Está claro que luego Carlos Salem le pone sus ingredientes, no sería entonces Salem, como el humor negro, la intriga, la poesía, y también por qué no decir la trama negrocriminal.

Cada vez admiro más a los autores que con muy poco, la imagen de una mujer calva subida en un puente y un violinista tocando a su lado un violín sin cuerdas, construyen novelas tan atrayente como Un violín con las venas cortadas.
Carlos Salem se ha puesto el mono de arquitecto y ha construido una historia plagada de buenos personajes y lo mejor de todo es que poco a poco te vas dando cuenta que ese puente, esa calva y ese violinista con un violín sin cuerdas no son tan ajenos a las historias de esos personajes.
Capítulo a capítulo, todos con su música de violín propia, el lector va conociendo parte de la información que el escritor sabe de antemano para escribir la historia.

«Pascal era de los pocos que venía escuchar y escuchaba. Se escuchaba sí mismo, muchacha, como lo hago yo, que también escucho el vibrar de las cuerdas y el lamento feroz o feliz del violín».

Dice la contraportada que Un violín con las venas cortadas es la novela más poética de Carlos Salem. Yo he leído muchas novelas del autor, no todas, pero lo que sí puedo constatar es que en la novela podréis encontrar cientos de imágenes poéticas; el propio título, del que descubriréis el significado casi al final de la novela.

«Cada día que pudo, asistir durante horas a su concierto sin cuerdas, esperando que cometa un error, que falló una nota o el arco roce la madera. Y nada. ¡Es perfecto!»

Muy divertida la parodia de las relaciones entre los presidentes de Estados Unidos y Rusia, aunque visto desde otro punto podría parecer incluso muy peligrosa. ¿De verdad por un iphone y un ipad dejaríais de lado unas reivindicaciones que podrían hacer cambiar la forma de organización del mundo? Eso es lo que piensan Johnny y Yuri.

Y un mensaje: el mundo puede cambiar. Al mundo lo podemos hacer cambiar.

Carlos Salem siempre es recomendable, pero con una novela como Un violín con las venas cortadas mucho más.


Editorial: Navona
Páginas: 350

                                                  HAZTE AQUÍ CON ELLA


 SINOPSIS
¿Una muchacha descalza haciendo equilibrio sobre la barandilla del Pont Notre-Dame puede cambiar el mundo?

Cerca de ella, el violinista más genial de todos los tiempos (y el menos conocido) toca un Stradivarius sin cuerdas, mientras en ambas orillas del Sena se forma una multitud, armada de sonrisas y pancartas en blanco. Y los gobernantes del mundo, reunidos en París, desesperan, pues no puedes mentirle a un pueblo si no sabes lo que reclama. Un mafioso sentimental, un asesino a sueldo solitario a punto de quedarse ciego, una periodista que, para variar, quiere conocer la verdad, y toda la fauna humana que desde siempre habita los márgenes del Sena serán los personajes de una historia de doce horas en las que todo puede cambiar, o quizás no.






¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas







Publicar un comentario