cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: #Reseña: In Dust and Ashes - Anne Holt (Hanne Wilhelmsen 10)

martes, 3 de abril de 2018

#Reseña: In Dust and Ashes - Anne Holt (Hanne Wilhelmsen 10)

por Noelia Santaren

Aquí estoy con la reseña de la última entrega de la saga Wilhelmsen, aquella que la cierra definitivamente, para desolación de las fans, como yo, de la inspectora. (Todavía no ha sido traducido al español).
Narrativamente han pasado unos dos años desde el anterior título, Offline. Hanne sigue haciéndole una mentoría a Henrik y ha entablado con él una relación amistosa, profesional y cordial de lo más peculiar. Si una es muy suya, el otro no se queda corto en rarezas. Y en la línea que separa la excentricidad de cada uno, ha nacido una relación de lo más original para los lectores.

In dust and ashes se sigue la dinámica del anterior título en lo que refiere a una doble investigación: desde casa de Hanne y desde comisaría. Henrik es el nexo entre ambas.
¿Cuál es la trama?
Hay tres bien definidas: el caso de Jonas, considerado culpable por el asesinato de su mujer 12 años atrás, después de morir su hija pequeña en un atropello. El suicidio de una bloggera casada con una empresaria y el secuestro de una niña, nieta de alguien que acaba de hacerse millonario con el EuroJackpot. Hanne querrá reabrir el caso de Jonas, pese a las reticencias de Henrik, que lo llevarán a tener alguna desavenencia gorda con ella. Henrik se ha vuelto más confiado y no se calla una.

Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío y adquiere fuerza con el paso de los años. Vemos dos tipos de venganza en esta novela; la que busca un castigo (“tú me has hecho esto y yo te lo devuelvo”) y la que clama por una liberación (“no puedo evitar hacer lo que voy a hacer, sabiendo el precio que tendré que pagar y asumiéndolo”). No sólo de venganza va la novela, sino también de amor, en sus múltiples caras: amor sentimental, amor erótico y amor paternal. O la falta de amor, para ser exactos.

Como es habitual en la autora, el ritmo se va desarrollando lentamente, intercalando retazos de cada trama de forma pausada; añadiendo algún que otro exceso narrativo que no viene a cuento, pero que tampoco sobra. Hay poca acción y la poca que hay mantiene un ritmo tan sereno que el lector apenas se percata de que se trata de una escena de acción. En fin, puro estilo Holt, como ya he comentado otras veces. Y al más puro estilo Holt tenemos una trama muy bien ensamblada y densa, aunque predecible. Holt no busca sorprender, sino montar bien el puzzle para que no pueda soltarse ninguna pieza. Y lo hace muy bien, tanto, que aburre leerla. Pero esto prefiero dejarlo como efecto colateral.
El lector puede echar en falta la presencia de un clímax un poco menos sosegado, pero, en todo caso, se desarrolla de forma satisfactoria. Hay un giro hacia el final de la novela. Un giro punzante que me hizo decir en voz baja ‘no… no’, pero, en general, el final es pausado y correcto.

He leído comentarios que definen a la Hanne de este tomo como la más misántropa de todos los títulos. Técnicamente puede que lo parezca, pero no lo es. La misantropía es la aversión hacia el género humano. Hanne ha decidido recluirse en su casa con una actitud de comodidad, no de obligación, pero sale cuando le conviene, pasa todo el tiempo informándose de lo que sucede en el mundo y se involucra más que nadie en los casos fríos. Yo diría, por lo tanto, que de misántropa no tiene absolutamente nada. Como ella misma dijo en 1222 (octavo de la saga):
«Mi relación con las demás personas es - ¿cómo expresarlo? – de un carácter más académico. Prefiero no tratar con nadie, algo que fácilmente se interpreta como falta de interés. No es así. La gente me interesa. En mis tiempos fui una buena investigadora policial. Entre las mejores, diría yo. Eso hubiera sido imposible si no sintiera curiosidad por el destino de los demás, por las vidas de los demás. Lo que me molesta en tener a la gente muy cerca.Me interesan las personas, pero no quiero que las personas se interesen por mí».
Más claro el agua. Definir a las personas es difícil y contraproducente. Si encima lo hacemos con palabras incorrectas, apaga y vámonos.

Por mi parte he echado de menos escenas de la vida cotidiana de Hanne. Escenas que equilibren la parte densa de investigación -y en este título hay mucho de eso. Los fragmentos cotidianos de Hanne y Henrik están relacionados con los casos. Incluso una de las pocas conversaciones que mantiene con su hija, Ida, es también sobre la investigación oficial. Nefis es un espejismo que aparece en boca o en pensamientos de Hanne de vez en cuando, con apenas dos escenas reales. Al igual estas escenas sólo me gustan a mí, pero opino que lo que hace que lea la saga Wilhelmsen en vez de otra es precisamente por ella y por su entorno, y mucho más tratándose del tomo que la cierra para siempre. Supuestamente.

¿Qué puedo añadir?
Que no siento que haya leído el final de la serie, sino uno más. No aporta absolutamente nada a la saga, no abre ninguna puerta, como tampoco cierra ninguna. Holt lo deja todo como si fuera a escribir otro título, de modo que no entiendo los titulares de este libro, que lo venden como el punto final. No hay cierre y este es tal vez el título que menos información aporta sobre Hanne y su vida. Me siento defraudada. Puede que mañana vea en las librerías otro título de la serie, porqué esta saga se ha quedado sin final.


Páginas: 320




 SINOPSIS
(Traducción por Google)
La entrega definitiva y mordaz de la serie Hanne Wilhelmsen, premiada en diez partes y más vendida en Noruega y en toda Europa, de la escritora criminal más famosa de Escandinavia, Anne Holt.

En 2001, Dina de tres años es asesinada en un trágico accidente automovilístico. No mucho después, la madre de Dina muere en circunstancias misteriosas, y el padre de Dina, Jonas, es declarado culpable de su asesinato.

Ahora es 2016, y el caso frío termina en el escritorio del detective Henrik Holme, quien trata de convencer a su mentora Hanne Wilhelmsen de que Jonas podría haber sido condenado erróneamente. Holme y Wilhelmsen descubren que el caso podría estar relacionado con el suicidio de un bloguero excéntrico, así como con el secuestro del nieto de un millonario de EuroJackpot.

Veinticuatro años en la escritura, los diez libros de la exitosa serie internacional de Anne Holt ya están completos. "Hanne es un personaje que se te va a meter en la cabeza y quedarte ahí" (Entertainment Weekly). En Dust and Ashes es la conclusión emocionante e ineludible de esta fabulosa serie.




LEE MÁS RESEÑAS DE NOELIA

¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas







Publicar un comentario