cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: #Reseña: La paradoja del bibliotecario ciego - Ana Ballabriga y David Zaplana

jueves, 19 de abril de 2018

#Reseña: La paradoja del bibliotecario ciego - Ana Ballabriga y David Zaplana

«La paradoja del bibliotecario ciego es una historia coral que habla de la violencia en el ámbito familiar y que parte de una tesis muy simple e indiscutible: la violencia genera violencia. Además, pone de manifiesto que todos somos agresores y agredidos en algún momento de nuestra vida. (David Zaplana, Zenda)».

Que complicada es escribir una novela como La paradoja del bibliotecario ciego y no ya por las múltiples tramas que existen, sino por lo incómoda que es en muchos sentidos. Y os pondré como ejemplo mi propia experiencia cuando la leía.
He sentido repugnancia cuándo leía el maltrato físico y psicológico que recibían muchos de los personajes de la novela. Además violencia de todo tipo: de padres a hijos, de hijos a padres, violencia de género, bullying, abusos a menores, violencia contra ancianos o contra animales,…,y no sé si me dejo alguno. Me cuesta tanto pensar que estas cosas sucedan, pero a la vez enciendes la televisión o lees las noticias y compruebas que están a la orden del día.
Ha sido tanto el horror en algunos momentos que pasada la mitad de la novela he tenido que dejar de leer para que mi mente se pudiera oxigenar saturada de tanta sin razón.
Por todo ello, creo que no es una novela para cualquier estómago o corazón. Estáis avisado: duele.

Otro punto que la hace incómoda es que cuesta empatizar con según que personajes, pues todos o casi todos en un momento u otro de la novela pasan de victimas a verdugos 0 de verdugos a víctimas con lo que empatizar podría representar la aceptación de lo que hacen y estaremos de acuerdo, cuando lo leáis, que no se puede estar de acuerdo en nada y que por ello el lector pueda tomar una cierta distancia con esos personajes para protegerse.

Una de las cosas que más me han fascinado desde el inicio de la lectura era saber el significado del título. Creo que La paradoja del bibliotecario ciego es un gran título por su musicalidad, por su imagen, por su misterio.
Y no es hasta la mitad de la novela cuando uno de los personajes intenta explicar en qué consiste la paradoja y de repente la conversación se corta.
Tendréis que esperar casi hasta el final de la novela para encontrar otra referencia y es allí cuando se explica de forma muy escueta el posible significado, aunque al final del libro, en las últimas frases se abre de nuevo el misterio de la paradoja.
He realizado una pequeña búsqueda por Internet para ver si encontraba algo sobre dicha paradoja y lo que he conseguido encontrar no sé si tendrá relación o no, aunque apostaría a que sí.
Durante la novela se hacen muchas referencias a Borges. Sus cuentos salen en varios momentos de la novela e incluso se hace un pequeño estudio de alguno de ellos dando pie a que un lector y escritor de cuentos como yo tenga ganas de buscarlos y enfrentarse a ellos para aprender de uno de los grandes.
Pues bien, he encontrado una entrevista a Umberto Eco en la que cuenta que cuando era joven quedó fascinado por un cuento de Borges publicado dentro de su libro Ficciones y que lleva por título «La biblioteca de Babel». Se cuenta que la biblioteca que sale en su novela El nombre de la rosa está basada en esa biblioteca, que el nombre de uno de los bibliotecarios, Jorge de Burgos, es un homenaje a Borges y para cerrar el círculo, ese bibliotecario y el otro que sale en la novela de Eco son ciegos. No me diréis que no tiene buena pinta.

Tengo que reconocer que es una novela que va de menos a más de forma muy marcada, pues dedica la mitad de la novela, más de doscientas páginas, a poner al lector en situación de tramas y personajes, que ya he comentado que eran muchos. Eso hace que la intensidad de la novela esa primera mitad sea bastante tenue.
El otro día escuché en la radio que la guindilla más picante del mundo tiene un coeficiente de 2 millones en la escala del picante, eso quiere decir que un gramo de esa guindilla diluida en 2000 litros de agua provocaría que no se notara su picor. En cierta manera es lo que me ha sucedido durante la primera mitad de la novela. Sabía que había picante, sabía que existía un misterio y luego todas las tramas que se iban violentando, pero no me provocaban ningún sobresalto.
Pero un poco después de esa mitad de novela la intensidad de la novela comienza a subir hasta estallar al final con los esperados giros argumentales que generan cierta sorpresa en el lector.

Como curiosidad explicaros que de nuevo me he encontrado con Los Suaves en esta novela. Hace un par de semana os reseñé la estupenda novela de Mario de los Santos, Noche que te vas, dame la mano, que desde su título hasta sus entrañas está repleta de las canciones de Los Suaves. En La paradoja del bibliotecario ciego es solo un momento, pero de nuevo ha ejercido su magia.

Con sinceridad, hasta esa mitad de la novela me sentía en cierta manera como decepcionado, aunque luego he estado pensando que quizás es culpa de las anteriores lecturas que había realizado. En ella la intensidad desde un inicio era grande y yo soy un lector que necesito de intensidad para no aburrirme con un texto.
Pero al igual que me sentía decepcionado, luego ha cambiado mi percepción con el final. Creo que redondea una buena novela y que colocará de nuevo a Ana Ballabriga y David Zaplana en el centro de las ventas de Amazon. Creo que serán durante varios meses una de las novelas más vendidas y no sé yo si superará a Ningún escocés verdadero en impacto.


Como cierre. Una lectura para lectores de largo recorrido, no para lectores que busquen grandes emociones desde el inicio, pero que os dejará buenas sensaciones.



Editorial: Amazon Publishing
Páginas: 469





 SINOPSIS
Confianza y engaño, fidelidad y traición, amor y abuso.

¿Qué hacer cuando tus peores miedos, tus más siniestras pesadillas, tus recuerdos más amargos se agazapan junto a ti, tras la puerta contigua, o duermen a tu lado, en tu misma cama?

Poco imaginaba Camilo, escritor de novela negra de gran éxito aunque de escasa altura literaria, que el hallazgo de una llave escondida dentro de una pistola que perteneció a su padre iba a desatar una serie de acontecimientos que revelarían secretos de sus seres más cercanos y de sí mismo. Poco a poco, los miembros de su familia se adentran en un laberinto infernal del que no saben escapar... acaso porque no existe salida.

En esta novela negra, coral y no exenta de crítica social, los personajes se ven envueltos en una espiral imparable de violencia en la que cada uno se muestra como víctima y verdugo, donde el claroscuro del alma humana aflora con todo su esplendor y muestra también su faceta más oscura.



¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas







Publicar un comentario