cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: #Reseña: Noche que te vas, dame la mano - Mario de los Santos

miércoles, 4 de abril de 2018

#Reseña: Noche que te vas, dame la mano - Mario de los Santos

Cuando lees novelas cómo Noche que te vas, dame la mano de Mario de los Santos te vuelves a dar cuenta de que el oficio de escritor es mucho más complicado que el hecho de ir juntando una palabra tras otra y hacer que queden bien.

Hace muchos años tuve una conversación con Óscar Sipán, que por aquel entonces era el socio de María de los Santos en la editorial Tropo, y me contó cómo lo hacían para poder escribir a cuatro manos con el nombre de Galgo Cabanas. Me contó que Mario tenía toda la novela organizada en un Excel. No profundizo mucho más en ese tema, pero siempre he creído que tenía una conversación pendiente con Mario para que me explique cómo funciona eso del Excel. Y lo pensé tras hablar con Óscar, pero también lo pensé tras leer su anterior trabajo La gota contra la primavera, que me fascinó, al igual que me ha fascinado Noche que te vas, dame la mano.

«Pero no sabe si eso se puede llamar nostalgia. Está segura de que existe una palabra que lo define, aunque no sabe cuál es. O tal vez no, piensa, o tal vez no exista ninguna palabra y por eso la gente escribe poesías o escucha Los Suaves, para echar de menos lo que no salen los diccionarios».

Casi en los inicios de este blog me dediqué a escribir relatos basados en letras de canciones que me emocionaran. Uno de esos relatos se llamaba «Ojos» y se basaba en la letra de una canción homónima de Los Suaves. Con ello os quiero decir que hace tiempo que sigo al grupo gallego y que en su día tuve el sueño de hacer una antología de relatos basados en sus letras. Por eso, al encontrarme con las letras de Los Suaves en Noche que te vas, dame la mano me he emocionado al recordar ese sueño, pero también porque me ha traído recuerdos de algunos de los conciertos a los que he asistido para cantar las canciones de Los Suaves que no escuchar la voz rota del Yosi que pone más ganas que técnica, pero para sus seguidores siempre será entrañable verlo e inconcebible el grupo sin él.
Si te gustan Los Suaves, creo que tienes una cita con la literatura.

«Letras que hablan de gente que se permite ser cobarde y llora consecuencias... esa música triste que me hace estar contenta».

La novela comienza de forma sorprendente y se va construyendo página a página. Se apoya en las historias, en principio inconexas de cuatro personajes. Cada uno de ellos tendrán una parte de la novela para explicarnos su historia. Historias como las canciones de Los Suaves, tristes, dolorosas, de esas que te llegan y que en algunos casos te ponen ante la disyuntiva de tomar partido o no, de empatizar más o menos con aquello que han hecho. El propio autor confiesa en una entrevista que construyó la novela a partir de cuatro personajes extremos y añade: «aunque luego realmente lo que hago es poner en el espejo las cosas que todos vivimos, los miedos y las inseguridades a las que todos nos tenemos que enfrentar cada mañana».

«La mujer del centro psiquiátrico penitenciario decía que el ser humano no puede sentir dos dolores al mismo tiempo, pero es mentira».

La magia de Mario de los Santos es hacer que aquello que en principio le parece al lector como importante deje de serlo a medida que pasan los acontecimientos. La novela se va transformando. Podríamos decir que es camaleónica. Sigues leyendo abstraído por un hilo invisible que te pide más y dejas de lado muertes e investigaciones y comienzas a meterte de lleno en el dolor, en los sentimientos y miras al espejo.
He dicho que el hilo es invisible, pero quizás no lo sea tanto; quizás sean las letras de Los Suaves las que van envolviendo las historias de esos cuatro personajes y las hacen confluir en el título de la novela.



Editorial: Candaya
Páginas: 304




 SINOPSIS
Noche que te vas, dame la mano es un verso de Alejandra Pizarnik y el estribillo de una canción del grupo de rock Los Suaves (Si yo fuera Dios). También es la última petición de un hombre comido por la culpa que acaba de arruinar dos vidas felices.

En una ciudad que prepara una exposición universal, los edificios históricos son un pastel codiciado por los grandes poderes económicos. Una adolescente financia un convento de clausura mediante espectáculos porno, un director de sucursal bancaria es acusado de abusar de su hija, la mujer de un pequeño constructor local padece un cáncer terminal, un policía se enamora de la chica a la que acosaban en el colegio. Noche que te vas, dame la mano podría leerse como una novela negra si no fuera por la exploración que hace de paisajes interiores, tan devastados e inestables, que hasta el propio crimen les resulta irrelevante.

La música y la poesía son los hilos conductores de esta novela, tan dura como lírica, que explora algunos de los conflictos inherentes al ser humano: el deseo sexual reprimido, las relaciones de poder en la pareja, la familia y el colegio, el pasado como conformación del presente o la culpa y sus mecanismos motores.



¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas







Publicar un comentario