cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: #Reseña: La absurda existencia de Dalila Conde - Olga Mínguez Pastor

jueves, 3 de mayo de 2018

#Reseña: La absurda existencia de Dalila Conde - Olga Mínguez Pastor

La absurda existencia de Dalila Conde de Olga Mínguez Pastor es la obra ganadora del VII Premio Wilkie Collins que organiza la editorial tinerfeña M.A.R. Editor y que tantas alegrías le está dando, cosa que dice mucho sobre el premio y su elección. Hace poco más de un año ganaba dicho premio la novela de Carlos Augusto Casas, Ya no quedan junglas adonde regresar , de la que tan bien os hablé en mi reseña y que tantos premios y elogios se está llevando y se seguirá llevando.
La novela de Olga Mínguez está en otro nivel de novela negra si la quisiéramos comparar con la de Carlos Augusto Casas y eso también es bueno para hacer productos, que son si no los premios, diversificados que puedan generar atracción y que los lectores confíen en las editoriales. M.A.R. Editor poco a poco está sacando títulos muy atrayentes que hacen que el negro y naranja de sus portadas cada vez sea más reconocido y produzca el efecto imán.

Hace casi veinte años, hice un cursillo sobre escritura de relatos y recuerdo que el profesor nos dijo: «Todo estaba escrito, pero la gracia, vuestro trabajo futuro como escritores es escribirlo diferente».  
En los últimos meses me estoy dando cuenta que me enfrento una y otra vez a las mismas historias, diría que son como modas, como tendencias que utilizan los escritores para desarrollar sus novelas. Cuando me refiero a La absurda existencia de Dalila Conde no puedo dejar de compararla con la lectura que hice hace unos meses de la novela de Ariadna Herrero, Seràs un dels nostres (Llibres del Delicte, 2017). En las dos el eje sobre el que pivota la historia son las sectas. Comparar no quiere decir igual. Son dos novelas totalmente diferentes y las motivaciones para la infiltración en dichas sectas de los personajes principales son muy diferentes, pero no quita que leyéndolas tenga una visión mucho más amplia de cómo actúan algunas sectas y el porqué o el cómo la gente, incluso siendo consciente de que está entrando en una secta, se queda enganchada a ella. En las dos novelas encontraréis ejemplos de ello, pero quizás en la de Olga Mínguez sea aún más chocante. Pero la deberéis leer para saber más.

Una de las cosas que le deberíamos pedir a una novela es que los personajes evolucionarán, que no fueran estáticos, que nos mostraran de dónde vienen y hacia dónde van e incluso que lo viviéramos mientras leemos.
En La absurda existencia de Dalila Conde sucede todo eso. Los dos personajes principales tienen que afrontar una dura infiltración en una especie de secta lo que provocará que los dos miren más a su interior que a su exterior y que les cueste mirar a la investigación a la cara como lo harían en condiciones normales. 
La frustración del amor negado por un padre a un hijo por sentir vergüenza de él; una operación fallida hace pocos meses en la que varios compañeros perdieron la vida; enfrentarse a la realidad y darse cuenta que uno no está a gusto con la vida que lleva son algunos de los motivos que harán que los personajes se hagan preguntas, que evolucionen redondeando esa parte de la novela que va más haya del caso. 

Otro detalle que le da un punto novedoso a la lectura y que Olga Mínguez utiliza de formar muy practica y convincente es la homosexualidad del inspector encargado del caso. Juega de forma brillante y lo trata con exquisita normalidad. Está bien que cada vez sea más usual encontrar personajes con ese perfil. ¿Quién no recuerda las novelas de Susana Hernández?

Una novela atrayente y entretenida de la que espero y deseo que lo hechos que se relatan en ella desaparezcan por completo de la faz de la Tierra. 



Editorial: M.A.R. Editor
Páginas: 440





 SINOPSIS
La historia de un reguero de secuestros y asesinatos programados de adolescentes, a cuyo agresor nadie ha sido capaz de acercarse.


La mañana del lunes 18 de enero, aparece el cadáver de una mujer en el madrileño parque de El Capricho. No hace falta investigar su identidad, ya que tiene el DNI en el bolsillo de su extraña indumentaria, un babi gris parecido al de las presas. Su nombre, Dalila Conde. La causa de su muerte, una estocada en la nuca. Sus labios, sellados por una perfecta cruz griega de color rojo. Características que pronto harán saltar todas las alarmas de la policía, ya que el caso parece enmarcarse dentro de una macabra investigación que lleva veinte años abierta: la de las niñas de la cruz.

Es la historia de un reguero de secuestros y asesinatos programados de adolescentes, a cuyo asesino nadie ha sido capaz de acercarse. El inspector jefe Leonardo Vélez acaba de volver al cuerpo. Sabe que no está preparado para reincorporarse; sabe que todavía no ha superado la operación policial fallida que lideró seis meses atrás, y que terminó con dos de sus hombres asesinados. Ni siquiera el traslado de Narcotráfico a Homicidios tiene visos de poder ayudarle. Pero el expediente de las niñas de la cruz ya le espera en su despacho, y el cadáver de Dalila Conde no es más que un recordatorio de que la cuarta niña de la cruz sigue secuestrada. Vélez deberá aprender a recomponerse a marchas forzadas. Tendrá que superar sus inseguridades, pugnar contra el constante desprecio de su padre hacia su orientación sexual y, sobre todo, recobrar su ingenio policial para evitar que aparezca un nuevo cuerpo de mujer, asesinada, y con los labios sellados por una perfecta cruz de color rojo. Esta es una historia de abusos sexuales, sectas, esclavitud y violencia contra las mujeres.



¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas







Publicar un comentario