cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: #Reseña: En caída libre - Rosa Ribas

martes, 5 de junio de 2018

#Reseña: En caída libre - Rosa Ribas

Por Noelia Santarén

Una escritura perspicaz que busca mediante la sutilidad la atención del lector. Es la primera frase que me viene a la cabeza después de leer En Caída libre, la tercera entrega de la comisaria Cornelia Weber-Tejedor.
Nada más coger la novela la empecé a leer con mi ritmo habitual, que suele ser rápido, pero cuando iba por la página ciento y algo me di cuenta de que debía adaptar ese ritmo al estilo narrativo de Rosa Ribas, de lo contrario me dejaba datos por el camino. Rosa deja pequeñas dosis de información camufladas entre líneas de diálogo, información que pasará desapercibida si el lector no agudiza su mirada. De este modo la autora va captando la atención del lector y lo obliga a realizar una lectura más atenta. Y esto, que en otras novelas podría significar tedio o aburrimiento, en Rosa Ribas se convierte en una gozada.

Llevaba ya varias novelas con ganas de encontrar un estilo firme, con ojos y cara, si se me permite la expresión y una escritura sin errores (me siento terriblemente pequeña cada vez que cojo una novela y le pido a la inteligencia infinita, a Dios o a la Diosa que por favor esté bien escrita… terriblemente pequeña).Leer una novela de Rosa Ribas puede compararse a cuando, a nivel gastronómico, llega el fin de semana y los platos ya no solo alimentan, sino que te llenan de placer (no sé vosotros, pero a mí no se me ocurre comer acelgas un sábado por la noche, sin denigrar el insípido vegetal). En caída libre es una novela de fin de semana. No de lunes al mediodía.
Creo que cuando leí el primero de la comisaria Weber-Tejedor, Entre dos aguas, no adapté mi ritmo de lectura y no supe apreciarlo como se merece. Ahora sí lo he hecho. Además, este título, que es el tercero de la saga (los que me vayáis siguiendo os habréis dado cuenta de que estoy pasando por una fase de saltamontes lector, porque no hay manera de que lea las sagas en su orden original y me está gustando esta fase de liberación metodológica) tiene un gancho muy original al plantear una trama centrada en el interior de un aeropuerto. Cuando me encuentro en una gran superficie siempre me preguntó cómo será todo aquello que el público no puede ver. Sé cómo son las entrañas de una ciudad judicial, las de una comisaría, las de los peajes de autopistas y las de un hospital. Pero desconozco las de un aeropuerto y Ribas me ha acercado un poquito más a ello.
La trama gira alrededor del tráfico de drogas mediante el servicio de limpieza que se encarga de los aviones. La comisaria Weber-Tejedor decide infiltrarse en una brigada como limpiadora para investigar desde dentro, con sus pros y sus contras. Y en esos pros y contras radica el gancho de la novela; no sólo en la línea argumental del tráfico de droga, sino también en la de la Cornelia limpiadora en relación con sus compañeras; cómo deja de ser policía para convertirse en “traficante”, a la par que compañera y amiga de las otras traficantes, que son madres, esposas, hermanas… mujeres, con todo lo que eso conlleva en nuestra sociedad.Este título es muy humano y eso se me ha ganado. No hay una acción del tipo que no te permite dejar el libro, pero creo que hay algo mejor que eso; te obliga a atravesar la superficie y te deja entrar en el corazón del libro. ¿Acaso hay algo mejor que poder tocar el corazón de una novela?
La escritura es intachable, el vocabulario más que cuidado (¡he tenido que buscar palabras en el diccionario!), la prosa es fluida, el ritmo combina narración con diálogos y no se hace pesado…, vamos, una novela lo que se dice bien escrita. Mil gracias Rosa.
Hay una subtrama corta que no tiene nada que ver con la trama principal. La del médico muerto… Puede que se me haya escapado algo, pero no he logrado captar la relación con la trama principal.

Ha sido todo un placer leer esta novela y conocer un poquito más a la inspectora. Me he quedado con ganas de un foco más directo hacia el interior de los protagonistas, es decir, me encantaría haber visto desde otro ángulo las consecuencias emocionales, el peso psicológico de toda la historia sobre la comisaria y sobre alguna compañera. Se muestra, pero hay que imaginar mucho, aunque tengo muy claro que eso es una petición totalmente personal que no va a gusto de todos.
De lo mejor que hay actualmente engénero negrocriminal si tenemos en cuenta -por igual- personajes, tramas y calidad narrativa, que muchas veces se tiende a dejar pasar esta última. Y no. 



Editorial: Editorial Viceversa
Páginas: 350







 SINOPSIS
Un nuevo caso de la comisaria Cornelia Weber-Tejedor que nos llevará a las entrañas del aeropuerto de Fráncfort. Un accidente fortuito en el aeropuerto pone en alerta a la policía de Fráncfort. Algo extraño sucede en el mayor aeropuerto de carga del mundo y uno de los más transitados de Europa, y todo parece indicar que se trata de un turbio asunto de drogas. La comisaria Cornelia Weber-Tejedor, de padre alemán y madre gallega, se ofrece voluntaria para infiltrarse entre los más de 70.000 empleados que trabajan diariamente en este fascinante «enjambre» por donde cada mes circulan más de cinco millones de personas. Cornelia, que pasa por un momento personal delicado, adopta con ganas una nueva identidad que la aleja de su día a día, hasta que descubre que su vida está en peligro. 

Rosa Ribas nos vuelve a fascinar con una trama sorprendente y con su brillantez por crear personajes inolvidables y llenos de matices.








¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas


Publicar un comentario