cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: #Reseña: Morir en California - Newton Thornburg

miércoles, 11 de julio de 2018

#Reseña: Morir en California - Newton Thornburg

Newton Thornburg comenzó bastante tarde a publicar su primera novela, fue en 1967 y tenía treinta y ocho años; quizá por eso su biografía no sea muy extensa, once novelas. Morir en California es su tercera novela y la segunda traducida por la editorial Sajalin que hace un trabajo encomiable a la hora de recuperar novelas que podíamos llamar clásicos de la novela negrocriminal y que, en el caso de Thornburg, retratan a la perfección una época convulsa.
No me gustaría olvidarme de Inga Pellisa que con su traducción consigue que la novela envejezca bien, sabemos en qué tiempo estamos, pero no notamos el olor a rancio que algunas veces destilan ciertas novelas.
Por cierto, según he podido leer, los derechos para el cine de Morir en California permitieron a Newton Thornburg poder comprarse un rancho en el que se dedicó a escribir y vivir la vida. Si ese dato es correcto, está claro que no estamos hablando de una obra menor.

«La gente que encuentra algo en lo que creer se engaña a sí misma. La gente que cree en la iglesia. O en la bandera. O en el arte. En lo que sea».

Newton Thornburg inicia la novela con un angustioso primer capítulo en el qué nos veremos envuelto en un entierro viviendo todos los sentimientos de un padre al perder a su hijo.
Oficialmente la muerte es un suicidio, pero el padre nunca cree la versión oficial y por ello iniciará una investigación por su cuenta para llegar a esclarecer que sucedió realmente.
Un primer capítulo muy arriesgado de inicio por su peso, por su lentitud. Lo digo para los inquietos.

La novela comienza muy bien y se podría decir que también acaba bien, pero por el camino, si una pega le tengo que poner a la lectura, es que se hace un tanto larga, pues Hook, el protagonista, se pasa gran parte de la novela picando roca, preguntando una y otra vez. Quizás esa fuera la intención del autor que viviéramos la pesadez-tozudez de un padre intentando buscar la verdad, pero yo llegué a un punto que quería algo más.
Con todo, como he dicho, cuando retoma el camino para encarar el final se te olvidan esos momentos de parón.

«En ese momento comprendió que morir en California era morir no solo en suelo extraño sino en un tiempo extraño, un futuro ignoto, brutal y desalmado que despreciaba tanto como temía».

Como ya sucedía en Cutter y Bone, su siguiente novela que reseñé a principio de año, durante la lectura podremos disfrutar de un excelente retrato de la California de principios de los setenta cuando la Guerra del Vietnam estaba dando sus últimos coletazos, cuando la población se sentía perdida, cuando las drogas corrían por las calles y el movimiento hippie estaba en su cénit, movimiento que no sale muy bien retratado en la novela e incluso lo tacha de falso movimiento.

Pero si de una cosa habla la novela es del tiempo perdido. Cuando un ser querido se marcha para siempre es inevitable pensar en todo lo que habíais pasado junto y todo lo que hubierais tenido que hacer y no habíais hecho y más cuando el que se va es un hijo.
En muchos momentos de la novela podemos vivir el lamento de un padre por esos momentos perdidos, por esos momentos que no se ha aprovechado, por ese tiempo que ya no está. Todo ello hace que se reafirme en su desesperada búsqueda por encontrar la verdad de lo que sucedió aquella noche.

Quizás no sea tan redonda o intensa como Cutter y Bone, pero tenéis que tener en cuenta que Morir en California es justo la novela anterior y quizás si las hubiéramos leído en otro orden notaríamos que el mundo Thornburg va creciendo.
Lo que está claro es que estamos ante un escritor con un estilo muy marcado y que si una de sus novelas te ha gustado es complicado que no te gusten las demás.


Editorial: Sajalín
Páginas: 380





 SINOPSIS
David Hook, granjero de Illinois orgulloso de las tierras y del ganado que posee, sufrió un duro golpe cuando su mujer falleció en un accidente de coche siete años atrás. Ahora, frente al ataúd de su primogénito de dieciocho años, Hook tiene el corazón y los ojos secos. Christopher Hook murió lejos de casa, en California, y la policía afirma que se suicidó. David está seguro de que su hijo no se quitó la vida, y para demostrarlo y averiguar la verdad de lo ocurrido viaja a Santa Bárbara. Allí conocerá a las dos testigos de la muerte de su hijo: La atractiva y autodestructiva Liz Madera, y la señora Rubin. La primera mantiene una relación con el aspirante a congresista Jack Douglas, y la segunda trabaja para él. Furioso y ávido de venganza, Hook se convertirá en su peor pesadilla y los acosará sin tregua para limpiar el nombre de su hijo.

Publicada por primera vez en 1973, Morir en California deja al descubierto la corrupción y la degradación que se escondían tras el glamour y la opulencia de la Costa Oeste en los años setenta.




¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas


Publicar un comentario