cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: #Reseña: Muerte contrarreloj - Jorge Zepeda Patterson

jueves, 26 de julio de 2018

#Reseña: Muerte contrarreloj - Jorge Zepeda Patterson

«El ciclismo no es un juego: se dice «vamos a jugar a fútbol, a basket, a tenis», nadie dice: «vamos a jugar a ciclismo» porque el ciclismo no se juega, en el ciclismo se pelean, en el ciclismo se combate».

Llevo siguiendo el ciclismo desde que tengo uso de razón. En el sótano de casa de mis padres tengo carpetas llenas de recorte de periódico, llenas de crónicas de ciclismo de una época en la que no existía Internet y en la que el ciclismo no vendía. Para mí encontrar un pequeño párrafo que recortar era encontrar un tesoro. ¿Os podéis imaginar la ilusión que tuve cuando encontré un montón de periódicos que mi padre guardaba de la época de Eddy Merckx? Casi la misma que cuando supe que existía Muerte contrarreloj, un libro negrocriminal con el escenario del Tour.
Ah, el ciclismo en España empezó a vender gracias a las hazañas de Perico Delgado, y sobre todo su victoria en el Tour de 1988. A partir de ahí, más o menos os sabéis la historia.

Por ello, creo que es comprensible, mi reseña tendrá dos partes diferenciadas: la parte Tour y la parte negrocriminal, pues cada una aporta un cincuenta por ciento en la satisfacción final.

«El sufrimiento es la esencia del ciclismo y no solo por lo que exige el profe profesional; es también lo que sustenta la pasión del aficionado. Un maridaje que se nutre de la épica y el sacrificio».

Lo primero, darle las gracias a Jorge Zepeda por escribir un libro con el escenario del Tour. Creo que todo friki del ciclismo lo debería leer. Pienso que no es fácil mantener el pulso de una novela así y conseguir que también los no aficionados al ciclismo sientan atracción e interés por leerla. El autor lo logra construyen ramificaciones entre las historias y utilizando flashback que van explicando de dónde vienen los personajes y de la misma forma hacia dónde van, y no sólo en el Tour. Además, hace encajar esas piezas para conseguir el esperado todo.

Pero todo eso no quita que la parte dedicada al Tour debería estar más cuidada, pues hay algunos errores técnicos y otros que no lo son, pero que son impensables en el Tour y que hacen que la satisfacción se vea un poco mermada.
Por poner ejemplo: el prólogo del libro no aporta tensión y si quita emoción. La novela sin ese prólogo ganaría mucho en emoción.
Cosa impensable: ¿Desde cuándo no hay una contrarreloj larga en el Tour? Tiene gracia que se llame Muerte contrarreloj y no haya una larga cuando la vuelta francesa siempre la tiene. Creo que no es un detalle menor de realismo.
En el apartado de los errores técnicos, por ejemplo en clasificaciones injustificables; menciones a las posiciones que ocupan los ciclistas en esos momentos y que no sean las correctas, o el momento en que uno de los corredores se encuentra en el hospital sin poder correr y sigue en la clasificación a final de etapa.
Con todo, el autor sabe darle un punto de emoción a la narración de las etapas, aunque algunas recuerdan más a Oliver y Benji que al ciclismo real. No creo que se a fácil explicar la épica del ciclismo sin imágenes, pero como os decía al principio, si soy seguidor de este duro deporte es por esas crónicas épicas que encontré en el sótano de mi casa.

Llegados a este punto uno podría entender que la lectura no me ha gustado, pero es todo lo contrario. Me ha gustado.
Como decía, no le quito el valor de hacer una novela negrocriminal en el bellísimo escenario del Tour y, con errores técnicos incluidos, la novela en su parte negrocriminal se sostiene bastante bien. Quizás el proceso policial está un poco cogido por los pelos al inicio, pues todo se fomenta en conjeturas sin pruebas, en razonamientos en voz alta. Pero luego la cosa mejora y el final está bastante conseguido, incluida la sorpresa que le da el golpe de tuerca a la historia.

Pienso que una cosa compensa a la otra, que la historia del Tour compensa la negrocriminal y viceversa para conseguir un efecto final de entretenimiento en un marco incomparable y casi inexplorado. 


Editorial: Destino
Páginas: 368



 SINOPSIS
Mañana empieza el Tour de Francia y que mejor que iniciar con él la lectura de la nueva novela de Jorge Zepeda, Muerte contrarreloj, en la que el Tour de Francia es una parte muy importante de la novela.
Yo no me lo voy a perder.

Jorge Zepeda presenta un thriller fascinante, narrado en primera persona y situado en el altamente secreto y hermético círculo que conforma el Tour de Francia.

Marc Moreau es el segundón de un equipo de ciclismo que compite en el Tour de Francia, y el responsable de que Steve Panata, miembro de su equipo, sea uno de los ciclistas de mayor éxito del momento. Panata es una estrella mundial y uno de los favoritos para ganar la próxima edición del Tour de Francia. Solo hay un problema: alguien está tratando de eliminar a los aspirantes más prometedores para hacerse con el maillot amarillo.

Un thriller psicológico confinado en el pequeño y cerrado círculo de aquellos que conforman el Tour de Francia y con el telón de fondo de la épica ascensión de los picos de los Pirineos y los Alpes. Un clásico del género negro en el que cada personaje es sospechoso, todos tienen sus motivos para ser los culpables… hasta que al final de la historia un inesperado giro final haga las delicias incluso de los lectores de thriller más avispados.





¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas





Publicar un comentario