cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: #Reseña: Si no, lo matamos - Rosa Ribas

martes, 17 de julio de 2018

#Reseña: Si no, lo matamos - Rosa Ribas

por Noelia Santarén

(Cuarto de la saga Cornelia Weber-Tejedor)

Confieso que al leer Entre dos aguas, el primero de la comisaria Cornelia Weber-Tejedor me quedé un poco desorientada; pensé que era otra novela “de policías”, no me dejó una impronta que me permitiera identificar a la comisaria, como sí lo hizo la Valentina Negro de Nieves Abarca y Vicente Garrido o la Rebeca Santana de Susana Hernández. De modo que con el tiempo llegué a confundir a la Weber-Tejedor con la inspectora Ruiz, de Berna González Harbour y me dije que eso no podía ser. Fue entonces cuando metí la nariz en el tercero de la saga, En caída libre, y lo hice bien concentrada. Me llevé una grata sorpresa. Sin poder alejarme del mundo redescubierto de la comisaria, cogí el cuarto, Si no, lo matamos, y estoy encantada de poder decir que me he ido a la cama anhelando el momento de volver a abrir el libro al día siguiente. Es la magia de la escritura; encontrar una lectura que te haga querer besar el cielo (si no estuviera tan alto, claro).

Con Si no, lo matamos no he vivido en mi casa, sino en la de la Weber-Tejedor con sus fantasmas —que los hay— y no voy a trabajar, voy a la comisaría porque tengo un secuestro entre manos. Y no es pleno verano en el Mediterráneo, donde yo vivo, sino primavera en Fráncfort y si salgo a dar un paseo voy a poder zamparme una de esas salchichas alemanas que venden en casi cada esquina.

La cosa va de secuestros. Es curioso, ya que antes de alcanzar la mitad del libro pensé que el tema no iba a dar para tanto. Estaba equivocada. Ribas traza un engranaje narrativo que da para mucho y que te tiene en vilo hasta la última página. Todo muy bien llevado, como suele ser su estilo. Y se ha superado con este título. Engancha más que los demás, te absorbe más que los demás y la comisaria está magnífica, habiendo logrado un equilibrio que desde luego me ha dejado más que satisfecha. Creo que el momento de balance de la protagonista es el punto fuerte de esta novela. Si tenemos en cuenta que el primero de la saga me mostró un personaje femenino que se podía confundir con muchos otros de su género, aún tiene más mérito haber alcanzado la cota que Ribas alcanza en este cuarto título con su protagonista.
Hablemos de ella.

Cornelia ha alcanzado un estado de madurez que me ha parecido sublime. Es autoritaria y comprensiva, firme y empática, fuerte y frágil. Existe un matiz invisible que la acompaña a lo largo de toda la novela que hace que el lector llegue a la conclusión de que está en su mejor momento. La comisaria ha interiorizado un aprendizaje holístico de sí misma para sacar el mejor partido de su luz y no dejarse amedrentar por sus sombras. Los que me hayáis leído en alguna reseña o artículo de opinión sabréis que me gustan las novelas noir que no se centran únicamente en la investigación, sino también -y especialmente- en la vida personal de los personajes y en su trama psicológica. Ribas me lo ha dado en Si no, lo matamos, y lo ha hecho de forma magistral. Detalles aparentemente banales como saber que la comisaria bebe cerveza, se baña mientras come ositos de gominola que previamente ha alineado en el borde de la bañera y clasificado por colores, me acerca un poco más a la realidad ficticia de ese personaje, porque Cornelia es una ficción muy real dentro de mi cabeza. Me ha enternecido por empatía que en una escena puntual cante la melodía de David el gnomo mientras se enjabona el pelo… y lo haga tratando de imitar aquella voz grave y profunda que todos recordamos mientras sonríe ante la llantera que la embargó al ver el último capítulo. Yo también lloré como una cría, que es lo que era, y también canto esa canción, ya de adulta, procurando poner esa inimitable voz de caverna profunda y aterciopelada. Sí, estaba enamorada de ese gnomo gordinflón ¿qué voy a decir?, la comisaria se me ha ganado con esa escena. Siempre me gusta recordar que detrás de esa profesional hay una mujer como cualquier hija de vecino.

Bromas aparte, el tono intimista va más allá que en los anteriores títulos al centrarse no sólo en el trabajo de investigación sino en la vida personal de la comisaria y en su estado emocional, visto desde dentro, no desde fuera, como sucedió en En caída libre, que encontré que carecía de ese matiz psicológico que este nuevo título, por suerte, derrocha y que posiblemente necesite aún más para el siguiente, si las cosas van como me imagino…

El ritmo de los diálogos y la dosificación de la información, junto con una trama del todo atrayente provoca que al abandonar el libro estés deseando que llegue el momento de cogerlo de nuevo. Algunos giros argumentales me han dejado más que sorprendida. Quiero mencionar la toma de declaración final en clave de humor llevada a cabo por la comisaria y una subcomisaria de su equipo; no tiene desperdicio.


El final, no de la trama criminal, sino de la personal de Cornelia, deja al lector con ganas de más. Pero no hay más. De momento no hay un quinto libro publicado, de modo que desde mi humilde posición de lectora ya fan de la Weber-Tejedor, porfa Ribas, saca el quinto, porfa.


Editorial: Grijalbo
Pàgines: 375





 SINOPSIS
Torsten Hagendorf, un respetable abogado que trabaja en una importante firma, es secuestrado por tres enmascarados, que exigen a su esposa todo lo de valor que tenga en ese momento en casa y todo el dinero que pueda sacar de inmediato de sus cuentas. Torsten, sin embargo, logra escapar. Horas después, cuando la comisaria Cornelia Weber-Tejedor y su compañero, el subcomisario Reiner Fischer, interrogan al matrimonio, descubren que ese no es el primer secuestro exprés que se ha producido en Fráncfort recientemente. Una modalidad, más asociada a países de otras latitudes, ha irrumpido secretamente en la apacible, siempre en constante transformación, ciudad alemana. Es el inicio de un intrincado caso que obligará a Cornelia a bucear en sus más oscuros recuerdos y que pondrá en jaque su valía y la de su equipo.












¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas


Publicar un comentario