cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: Yo también he sido víctima de malas recomendaciones

martes, 24 de julio de 2018

Yo también he sido víctima de malas recomendaciones


Por Jordi Martínez
Twitter: @jordimm1979


¿Qué serie me recomiendas? Desde que me hice adicto del mundo de las series, esta haya sido con toda seguridad la pregunta que más veces me han hecho.

Con mis alto y bajos llevo viendo series, o al menos consciente de estar viendo series, desde 2005. Hablo de ser consciente porque creo que muchos de nosotros hemos crecido viendo series sin saberlo. Yo veía programas de televisión como Bonanza, El Coche Fantástico, El Equipo A y más adelante McGiver, El Príncipe de Bel-Air, Miami Vice, ...sin siquiera importarme el orden, ni la continuidad de los capítulos. Te ponías delante de la televisión a una hora y fecha concreta y consumías las historias de tus personajes favoritos sin importar un mañana.

También ayudaba el hecho que muchas de estas series también se producían de la misma forma, se empezaban sin saber cuál podría ser su fin. No existían las temporadas y muchas veces ni siquiera llegaban a tener un final claro, terminaban siendo canceladas por falta de audiencia en Estados Unidos.

Con el tiempo esto fue cambiando y los creadores de series se les exigía encajar estos productos televisivos a necesidades de calendario de la cadena que lo iba a emitir, por eso en Estados Unidos aparecieron series de 22 a 24 episodios y otras de 13 o 7 episodios en función de la temática y el tiempo del calendario de la cadena que se quería cubrir en una temporada. Hasta llegar a la actualidad donde a nivel mundial este número ha pasado a ser muy objetivo y mandan más las audiencias. Esto nos lleva a una tendencia que hace que cada vez se hagan las temporadas lo más cortas posibles.
Las exigencias por la audiencia han llevado a crear incluso eventos con pilotos con la intención de exponer y vender a las cadenas propuestas que llegarán a serie o serán cancelados con toda seguridad por la falta de interés de las grandes cadenas, incluso existiendo un interés las cadenas se cubren haciendo una petición de algunos capítulos, unos 7, para ver las audiencias y sentenciarlas sin tapujos si los números no son los esperados. Respecto a las temporadas poco ha cambiado, sí que existen producciones donde hay una hipótesis de cuantas temporadas va a haber, sobre todo en aquellas donde se firma un actor de renombre y se le asegura trabajo para un tiempo. Pero la gran mayoría están destinadas a durar lo que la audiencia sentencie y seguimos con la incertidumbre de no saber si una serie va a tener un final, o en el caso de tenerlo, ver si lo va a tener con la dignidad que requiere, que, para mí, el peor de los casos es alargar el chicle hasta un final insostenible.

Como consumidores también hemos cambiado, hemos pasado de ver lo que daban por la tele y que veíamos todos en masa, a ser cada vez más selectivos con la cantidad de series que nos llegan y la diversidad de formas de consumirlas. Hemos pasado de tener que estar un día y una hora de forma obligada delante de una pantalla para seguir nuestra serie favorita, a elegir el momento y el lugar donde queremos verla.

Por eso toda esta visión de la evolución de las series me lleva a que la pregunta inicial que hay en el título del artículo cada vez tenga másimportancia y tenga más matices. Por eso voy a intentar reflejar algunos de estos matices que considero muy importantes a juicio personal mío.

Dicen que los gallegos, que me perdonen por el chiste, siempre responden a una pregunta con otra pregunta. Y aquí viene a huevo:

¿Qué series has visto y cuáles te han gustado más?

Esa es la primera pregunta que acostumbro a hacer cuando me preguntan. Muchas veces oigo recomendaciones por la radio, la televisión y las redes sociales sobre series que gustan a la persona que está recomendando y hacen mucho esfuerzo en venderte esa serie con un argumento y comentando partes brillantes de la historia sin intentar hacer spoilers, pero pocas veces veo ese esfuerzo en intentar encajar esa serie a los gustos del oyente. Es evidente que por esos medios no tienes la opción de preguntar al oyente cuáles son sus series favoritas, pero por suerte con la variedad de catálogo que existe hoy en día, si se puede ayudar, y mucho, haciendo referencias a series de un estilo parecido a la recomendación.
Un ejemplo muy sencillo es recomendar Cómo conocí a vuestra madre a alguien que le haya gustado Friends. Eso no significa que le vaya a gustar y ni mucho menos que pueda evitar que me diga que no son lo mismo desde el punto de vista de todo el mundo. Pero es evidente que a esta persona no le puedo recomendar American Horror Story por muy buena que me parezca que es. Cuando recomiendas una serie por temática similar lo que intentas es reducir el porcentaje de fallo.

Tiempo de dedicación a la Serie

No todo el mundo está dispuesto a ver una serie de 24 episodios por temporada o series con episodios de 1 hora o incluso 1 hora y media de durada como ocurre en producciones del mercado español y británico. Depende mucho del tiempo que estés dispuesto a invertir al tipo de serie.
En la actualidad ya no se lleva tanto, pero cuando nos queremos enfrentarnos a una serie antigua que todo el mundo recomienda y que no habíamos visto, nos podemos llevar la sorpresa que estemos hablando de una práctica habitual de la época, como por ejemplo de 8 o más temporadas, y con 24 episodios de 40 y pico minutos por temporada como podría ser el caso de la serie 24. Con un poco de suerte estaríamos hablando de 8 temporadas de 13 episodios, aunque estaríamos hablando de 50 y pico minutos por episodio como sería el caso de Dexter.
O casos de personas que no los saques de las habituales series de episodios de 20 y pocos minutos que consumen en esos pequeños huecos llamados tiempo libre, que cada día son más escasos en nuestro ritmo de vida.
En el fondo muchos nos metemos con las series porque lo de estar de hora y media a dos horas con una película ya nos parece ciencia ficción. Es evidente que no puede recomendar Sherlock que cada episodio es de 1 hora y media a alguien que me dice que necesita de una serie para ver en la cama cuando finaliza el día.

Como consumimos las series

Otro motivo importante para saber si nos encaja una serie es saber cómo vamos a poder consumir la serie. ¿Disponemos de catálogos de series (Video On Demand)? ¿Preferimos decidir cuándo y cuántos episodios ver en cada momento? ¿Disponemos de canales privados a través de un proveedor de internet? ¿Nos vale tener una parrilla con varias propuestas horarias para ver el episodio de la semana? ¿Disponemos solo de las cadenas públicas? ¿Preferimos el método de toda la vida de sentarse un día y una hora en el sofá?
En muchos casos no me sirve de nada que me recomiendes una serie si no dispongo de medio o tiempo para verla.

Tipos de seguimiento


Existen distintos formatos que utilizan las series para explicar una historia. Paso a detallar algunos de los más conocidos:

Procedimentales: Nos plantean uno o varios personajes protagonistas donde en cada episodio se enfrentan a una situación con un inicio y un final argumental. Esto permite al espectador no involucrarse más allá de un simple episodio e incluso la posibilidad de saltarse algún episodio no supongo un auténtico drama. Muchos productores suelen incorporar de vez en cuando un arco con conecta pequeños detalles entre episodio para dar sentido a la serie. Un claro ejemplo podría ser El Mentalista con la latente presencia de John Red en el ambiente.

Con Arcos argumentales: Que apuestan por un arco por temporada o número de episodios y una vez cerrados empiezan otro arco con los mismos protagonistas en otra situación. La mayoría de las veces seria como si fueran segundas y terceras partes de películas. En este caso podríamos volver a referencia a Dexter donde cada temporada abre y cierra con "un enemigo".

Antologías: Tiene como finalidad apostar por una historia por temporada y en cada temporada puede variar la historia e incluso sus personajes. Aunque la finalidad es mantener una misma temática. Por ejemplo, American Horror Story o True Detective.

Narrativa lineal: Aunque existan temporadas siguen episodios a episodio uno detrás del otro siguiendo una historia y unos sucesos. Acostumbran a ser las reinas del cliffhanger dispuestas a no dejarte dormir o vivir hasta poder ver el siguiente episodio. Cuando depende de darle play al siguiente es perfecto, pero si no dispones de más tiempo o peor aún no vuelve la serie en emisión hasta después de un tiempo puede ser motivo de desesperación. Hay que reconocer que algunos nos gustan vivir en este estado donde los debates y las dudas de lo que pueda suceder alimentan las mentes más enfermas.

Estado de una serie

Saber cuál es el estado actual de una serie es vital. A diferencia de otros productos las series parten siempre de la incertidumbre de si conseguirán tener un mañana o incluso si serán un producto acabado. No sucede lo mismo con la mayoría de las películas o libros que adquieres con un principio y fin escrito. Por eso no es lo mismo enfrentarse a una serie con varias temporadas, pero con un final visible ya en el horizonte, que ponerte al día de una serie donde no sabes si mañana vas a poder seguir disfrutando de ella. El peor de los casos es que te estés enfrentando a una serie que por desconocimiento resulte que las audiencias de Estados Unidos no funcionan y está destinada a ser cancelada si no lo ha sido ya. Aún recuerdo un anuncio del estreno de una serie en la televisión pública que en Estados Unidos había sido cancelada de golpe de forma criminal en el episodio 9 sin tener siquiera un final decente. Existen webs que hablan sobre las posibilidades de renovación o cancelación de una serie y hacen sus predicciones en función de los números de la audiencia. Al menos ahí puedes tener en consuelo que a corto plazo estás viendo algo que por audiencias va a continuar o por el contrario es mejor ir buscando un bote salvavidas antes de que se hunda el barco.

Estoy convencido que hay más aspectos a tratar para intentar recomendar una serie a alguien con un alto porcentaje de acierto y por otro lado algunos pensaréis que soy demasiado exagerado, pero muchos hemos sido víctimas de recomendaciones que nos han hecho malgastar parte de nuestro valioso tiempo libre.

¿Has sido víctima alguna vez de una mala recomendación? Cuéntanos tu caso. Háblanos de ello en los comentarios.



¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas




Publicar un comentario