cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: #Reseña: Amos y mazmorras I y II - Lena Valenti

martes, 14 de agosto de 2018

#Reseña: Amos y mazmorras I y II - Lena Valenti

Por Noelia Santarén

Hoy traigo una recomendación para subir un poco más las temperaturas del veranito. ¿Quién dijo ola de calor africano en pleno mes de agosto? Eso no es nada en comparación con la saga Amos y Mazmorras de Lena Valenti.
Lena, Lorena Cabo, es autora de comedias románticas que encajan dentro del chick-lit, pero también toca la fantasía, el erotismo y un sinfín de géneros. Y como es una escritora de hasta tres y cuatro libros por año, hay mucho donde elegir. Amos y Mazmorras es una saga de 8 libros divida en 4 series de 2 que se pueden leer de forma independiente, aunque no lo recomiendo ya que están magistralmente entrelazados entre ellos, con escenas narradas desde distintos puntos de vista y desde diferentes personajes.

Que el título no os eche para atrás. Y que la portada del primer tomo tampoco, todo sea dicho. Ya he comentado en varias ocasiones que el género negrocriminal se puede expandir hasta rozar límites insospechados.
Amos y mazmorras es, por esencia, una saga romántica con grandes dosis de erotismo puro y duro que tiene una trama negrocriminal que la sostiene y que es la excusa para todo lo demás. Debo advertir que conozco a lectores que la han abandonado por encontrarla “bastante porno” y no voy a negar que hay escenas muy explícitas, pero creo que forman parte del todo y le añaden el toque. Quien no se sienta cómodo con este tipo de imágenes y descripciones, desde luego que la lectura le va a costar lo suyo.
El núcleo de la trama es un torneo de dominación y sumisión, denominado Amos y Mazmorras DS, que se está utilizando como tapadera para la trata de blancas y el tráfico de drogas. Los dos primeros tomos tocan el torneo de pleno haciendo las correspondientes introducciones de los personajes que tomarán las riendas de los siguientes tomos.
De modo que tenemos a Cleo Connelly, una mujer de 27 años, policía de Nueva Orleans (el contexto y la ambientación de la ciudad sureña añade otro toque a la novela y me ha recordado a la saga de J.M.Redmann, con su detective Micky Knight) que desea entrar en el FBI, donde trabajan su hermana, Leslie y el mejor amigo de esta, Lion. Las primeras páginas del volumen I nos introducen de pleno en el carismático carácter de la impulsiva y deslenguada Cleo, que intenta pasar sin mucho éxito el psicotécnico de la agencia federal. Cleo es el tipo de personaje que se gana al lector desde el principio por su frescura y transparencia.
Cosas del destino, cómo no, Cleo se verá reclutada por el FBI cuando su hermana Leslie desaparezca en el torneo y… ya la tenemos liada. Su tutor y compañero (léase amo) será el mandón y musculoso Lion. Ambos se adentrarán en el torneo que, dicho sea de paso, subvenciona una élite de misteriosos personajes tremendamente ricos que no escatima en gastos; Amos y Mazmorras DS se celebra en las Islas Vírgenes, con todo lujo de comodidades y con suficiente calor y exotismo como para despertar la lívido del guijarro más solitario de la playa.
Y las chispas saltarán, ups, perdón, digo las fustas.

El ritmo es ágil y ligero. La acción te atrapa, los giros no te dejan cerrar el libro y te obligan a coger el siguiente. El estilo de Lena es sencillo, no olvidemos que se trata de novelas ligeras que buscan entretener. Su lenguaje es directo y cotidiano, cosa que provoca que las páginas pasen a una velocidad vertiginosa.
Por cierto, es inútil comparar esta saga con la del señor Grey y que conste que leí el primero de sus 50 sombras, pero sencillamente no son comparables. Lena se ha tomado la molestia de investigar a fondo el mundo de la dominación y de la sumisión y lo narra sin tapujos, sin juicios preconcebidos, sin vergüenza, porque no se puede juzgar lo que no se conoce y el entorno DS (o BDSM) es un ambiente cuya extensión alcanza un modo de vida que el grueso de la sociedad ha decidido tachar sin comprender. Si preguntas a las personas de a pie qué es el BDSM seguramente te encuentres respuestas como “es el medicamento que toma mi abuela” o “eso donde unos de zurran a otros” o“aquellos enfermos que obtienen placer con latigazos…” y cosas por el estilo. Cuando decidí leerme esta saga algunos de mis allegados me miraron mal, como si se me hubiera fundido algo dentro de la cabeza o me hubiera ido al lado oscuro. Nada más lejos de la realidad. No soy bedemesera, pero no me importaría serlo; ese ambiente sabe lo que significa la palabra respeto y libertad. La sociedad en la que yo me crié no lo sabe y válgame dios la de etiquetas, tabús y prohibiciones mentales, sociales, culturales, políticas y religiosas que tiene el sexo en nuestro país (y en casi todos). Eso es lo que la autora ha pretendido mostrar con su escritura; la libertad de hacer con tu cuerpo y con tu mente lo que a uno le dé la gana siempre y cuando se haga de forma consensuada y respetando al prójimo. También hace una advertencia sobre todos aquellos que se hacen pasar por bedemeseros y que lo desvirtúan. Sólo hay que leer el final del tomo dos para comprender la diferencia que hay entre una forma de vivir el sexo basada en unos roles específicos y personales orientados a experimentar disfrute, placer y autoconocimiento y la psicopatía de obtener placer a costa del sufrimiento y de la tortura ajena. El final es duro, tal vez por el tono cómico y relajado que tiene el resto de la narración.

En la saga Amos y mazmorras vas a encontrar toda aquella información que un buen interesado del mundo DS necesita saber, desde vocabulario técnico hasta el modus operandi, pasando por muchos ejemplos de domas (pero muuuuuchos, los suficientes para que te sonrojes). Ningún lector va a cerrar el libro con el alma compungida ni lleno de temor porque el tono de la narración es humorístico, divertido y entretenido.

En esta época de vacaciones, si me tuviera que llevar un libro a una isla desierta cogería la saga Amos y mazmorras. Eso sí, acompañada y cerca del agua fría, claro…, ya he dicho que son novelas con alta carga erótica, ¿verdad?


Pues ale, ¿te ha picado el gusanillo…, digo te azota el latigazo? Ya sabes… baja a las mazmorras.


Páginas: 322/384
Editorial: Vanir



 SINOPSIS
Cleo Connelly siempre quiso ser como su hermana Leslie. Por eso, cuando decidió trabajar para la Ley, Cleo la siguió y se esforzó siempre por llegar a su nivel. Pero solo Leslie fue aceptada en el FBI, mientras que Cleo tuvo que conformarse con patrullar su ciudad natal: Nueva Orleans.

Ahora, Leslie ha desaparecido. El subdirector del departamento del FBI ha visitado a Cleo para pedirle que les ayude y colabore en su misión rescate, puesto que necesitan un perfil parecido al de su hermana. La joven policía, llevada por el miedo y la desesperación, accederá a hacerlo antes de entender en qué tipo de misión estaba Leslie metida: ¿Un Rol llamado Dragones y mazmorras DS? ¿BDSM? ¿Tráfico de drogas? ¿Red de trata de personas? ¡¡¿¿BDSM?!! Si antes le hubieran explicado que tendrían que instruirla para hacerla pasar por sumisa, puede que la respuesta fuera otra_ ¿Sumisa? ¡¿Ella?! ¡Pero si su resistencia al dolor era nula y pegaba a la que le hacía las manicuras! No obstante, por su hermana haría cualquier cosa. Un momento_ ¿Había dicho el subdirector que su "amo barra instructor" iba a ser Lion? ¡¡¿¿Lion Romano??!!¿El mismo niño que le tiraba de las coletas, se reía de su poco pecho y siempre se lo hacía pasar mal?

El atractivo y arisco Lion Romano está devastado por la muerte de su mejor amigo Clint, encontrado muerto mientras trabajaba de encubierto en la misión de la trata de blancas en la que se hallaba inmerso junto con Leslie Connelly, una de las mejores agentes del FBI, cuyo paradero se hallaba desconocido. Lion hará lo posible por recuperar a Leslie, y si para ello debe infiltrarse en el rol de BDSM con la sexy, inconsciente y descarada de su hermana Cleo, el sacrificio merecería la pena. Lo que nadie sabía era que someter e instruir a Cleo en el arte de la dominación y la sumisión, era algo que deseaba hacer desde que la joven cumplió su mayoría de edad. Ambos se enrolarán en una aventura llena de peligro y sensualidad, crudeza y crueldad, en la que las fustas y los látigos marcan la realidad y el día a día. Una poli con vocación de agente especial que no se cree sumisa está a punto de conocer al AMO que está destinado a someterla. ¿Lograrán salvar a Leslie antes de que se maten entre ellos? ¿El trabajo se puede mezclar con el placer? Los juegos están servidos: los dragones salen de sus mazmorras.

Esta historia se divide en dos partes. La Doma de Cleo a manos de Lion, que se localiza en la gran y oscura Nueva Orleans y en la que se descubren el uno al otro en sus roles, y después, el intenso y apasionante torneo de dominación y sumisión de Dragones y Mazmorras DS.






¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas



                                              ¿CONOCES LA TIENDA DE CRUCE DE CAMINOS?. PÁSATE POR ELLA


Publicar un comentario