cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: #Reseña: Todas ellas - Isaac Belmar

jueves, 20 de septiembre de 2018

#Reseña: Todas ellas - Isaac Belmar

Todas ellas es la nueva publicación de Isaac Belmar, más conocido en el mundo literario por su web Hojaenblanco en la que cada miércoles nos regala un artículo de esos que tienes que leer un par de veces para diseccionar aquello que te quería contar.  Os invito a que leáis el blog de Isaac, pues no tiene desperdicio y así también podréis conocer aquello que el autor nos quiere contar sobre sí mismo para poder disfrutar más sus relatos.

Si llevarais tanto tiempo siguiendo a Isaac como yo entenderíais que sacara a la venta Todas ellas si mucho bombo y platillo de ese que nos dicen los gurus que debemos hacer. Sin ruido, sin estridencias, como nos muestra en sus artículos.

«La verdadera guerra no es contra la muerte, sino contra la soledad»

En 2014 leí Perdimos la luz de los viejos días, con el que Isaac Belmar consiguió un accésit en el III Premio Oscar Wilde de novela breve; en 2015 leí Dos asesinos- La Octava Familia; le debo una lectura de Tres reinas crueles, pero no he querido que me pasara igual con Todas ellas. Y es lo que tiene el verano. Me topé con el artículo de Isaac en el que explicaba que había publicado esta antología de 15 relatos y 1 pieza disonante, le di a comprar y me puse a leer, que si no pasa lo que pasa, que te lo compras y otros pasan por delante y se queda en pendiente eterno. Además, tenía muchas ganas de leer buenas historias, buenos relatos, de fijarme en su construcción, en su vocabulario, pues soy de los que pienso, él lo demuestra cada miércoles, que Isaac Belmar escribe como los ángeles (y sé que no lo querrá reconocer)

«Con el tiempo, todo escritor que se precie acaba odiando lo que hizo en el pasado y, sobre todo, lo que publicó, porque ya no puede cambiarlo».

Antes os he dicho que eran 15 relatos y 1 pieza disonante. Esa pieza, nos cuenta el autor en el prólogo, es un capítulo de una novela inacabada que le apetecía compartir con los lectores y a la que ha dado forma de relato. Dice que espera haberlo hecho bien y que los lectores no se den cuenta.
Y sí, lo ha hecho bien por darle esa construcción de relato y hacerlo grande, pero por otro lado creo saber cuál de ellos es (y que no os diré, esa es la gracia)

«Lo que sé es que siempre he sido un cobarde (al fin y al cabo, siempre he escrito) y, si hay algo que se le da bien a los que escriben, es el miedo y crearse sitios en los que esconderse».

A mí me ha parecido una antología muy redonda, muy completa, en la que acabas un relato y tienes ganas de ponerte con otro. Y como siempre pasa con las colecciones de relatos unos gustan más que otros, aunque es complicado decidirse por uno o dos, pues todos mantienen un nivel de satisfacción lector alto.

«El honor es una correa de perro con la que nos domestican».

Si tuviera que mojarme escogería estos dos:

«Christina»: por la profundidad de lo explicado y el calado que me ha generado. Da para una tutoría en la ESO.

«El año del León»: «los sueños eran algo por lo que luchar aunque doliera». Por su desarrollo, por su elaboración y porqué me ha hecho recordar algunas cosas. También da para una tutoría.

Como no podía ser de otra forma, en muchos de los relato se habla de libros, de leer, de meterse en ellos y viajar. En definitiva, un alegato a favor de este amigo tan preciado por todos los que os pasáis por aquí: EL LIBRO.


«Las mejores historias se me han ocurrido con la boca hundida entre las piernas de ellas».

Páginas: 120



 SINOPSIS
Mi primer editor me dijo que los relatos «no se vendían» y luego procedió a publicarme tres.

¿Qué otra opción me queda si no es la de seguir esos pasos?

Amo el relato sobre todas las cosas y, por culpa de ese mandamiento, he aquí este libro, una antología de historias cortas que abarcan todo: amor, muerte, pérdida, algo de absurdo, algo de negro, ficción literaria que entremezcla los géneros, desde el suspense a un poco de fantasía.

En definitiva 15 cuentos (me encanta esa palabra) hasta ahora inéditos, más una pieza disonante, el capítulo de una novela disfrazado de historia corta.

Pase lo que pase, sé que siempre puedo volver al cuento cualquier día y ser algo parecido a alguien feliz. 

A mí me basta.







¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas




Publicar un comentario