cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: Los miércoles salvajes de Susana Hernandez (2019)

jueves, 9 de mayo de 2019

Los miércoles salvajes de Susana Hernandez (2019)



«[Traficantes de medicamentos] Existen y mueven auténticas fortunas. Mucho más que los traficantes de drogas. Piensa que solamente un porcentaje de la población se droga de manera más o menos asidua, en cambio todo el mundo, sin excepciones se médica en algún momento de su vida. Los clientes potenciales son infinitos. Esos malnacidos se forran a costa de la salud de las personas».

El pasado mes de febrero salió a la venta la última novela de Susana Hernández, Los miércoles salvajes. Tenía unas ganas tremendas de leerla, pero decidí que sería una de mis elegidas para Sant Jordi y me he tenido que aguantar hasta hace unos días que me puse con ella.

Creo que he leído todas las novelas de Susana Hernández y algunos de los libros en los que participa con relatos y nunca me ha defraudado. No sé yo si empieza a ser el momento de que se tenga su nombre y su obra en cuenta para alguna que otra mención o premio de los importantes en el mundo literario negrocriminal.

A Los miércoles salvajes solo le he encontrado una pega: el título. Sí, es un gran título. Engancha cuando lo lees y crea expectativa, todo lo que tiene que tener un título, pero creo que también se le debería pedir que fuera una parte significativa de la historia, que la completara o la complementara, y en este caso, bajo mi punto de vista, esos miércoles salvajes de la novela no son tan importante para ser la imagen de la novela, lo siento Susana, esa ha sido mi impresión al leer.
Y no, no voy a proponer ningún título.

Pero con la pega incluida, Los miércoles salvajes es una emocionante novela. El texto de Susana Hernández provoca en muchas ocasiones diversas emociones que, en algunos casos, han hecho que me retuerza en el sofá.
Muchos podéis pensar que es fácil tocar a la fibra de los lectores si se sabe que tecla tocar, pero lo que es difícil es poner al lector delante de un espejo y comprometerlo al preguntarle de forma indirecta: ¿y tú qué harías?
Cada lector podrá tener su respuesta, pero sea la que sea será una respuesta incómoda.

Muy trabajada la secuencia de la novela, la historia se va explicando con el ritmo que toca y se van dosificando las escenas del pasado o las informaciones del pasado que completan el cuadro.
Fijaros bien en los títulos de los capítulos, pues muchos de ellos, en este caso sí, completan y complementan la historia y el capítulo.

Es muy sorprendente que, como se cuenta en la introducción de esta reseña, el mercado de los fármacos mueva mucho más dinero que el de la drogas. Sí, en la novela se habla de dos mercados de fármacos. Podríamos decir que está el occidental en la que se lucha por las patentes médicas y todo el dinero que ello conlleva y en la que se introduce el elemento del espionaje. Y por otro lado el mercado de fármacos del tercer mundo en a que muchos ciudadanos no pueden pagar los elevados precios de los fármacos reales y se ven empujados, engañados  comprando fármacos que en muchos casos son un simple placebo. Pero supongo que no se os escapa de quién controla los dos mercados.
Pues ese es el centro de esta novela, aunque como podréis comprobar, hay múltiple ramificaciones que no son menores en interés.


Si no has leído a Susana Hernández creo que va siendo hora que lo hagas. No dejes que te lo cuenten.



 SINOPSIS

Samanta y Hugo, amigos desde la infancia en las duras calles de Ciudad Meridiana, en el extrarradio barcelonés, trabajan juntos en la empresa de seguridad propiedad de Hugo. Sam necesita dinero, mucho más dinero del que gana como escolta privada, para procurarle un tratamiento a su novio que padece una grave lesión medular desde hace doce años. Su amigo y jefe le propone un trabajo ilegal y muy bien pagado que los arrastrará a ambos al oscuro mundo del tráfico de medicamentos en un espiral de violencia y traiciones. Los miércoles salvajes nos lleva desde las chabolas de Accra, en Ghana, donde Sirhan y Lewa luchan por conseguir medicinas que traten la diabetes tipo1 que aqueja a su madre, a los entresijos del tráfico ilegal de medicinas comandado por María y Joao, dos hermanos portugueses, y al frío y hermético universo de la industria farmacéutica.


¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas


1 comentario:

Margari dijo...

Con esta novela me he estrenado con la autora y me ha convencido por completo. Repetiré con ella seguro.
Besotes!!!