cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: Cuestión de prioridades de Javier Gimeno (2019)

martes, 13 de agosto de 2019

Cuestión de prioridades de Javier Gimeno (2019)


Parece que el tema de las desapariciones está bastante de moda desgraciadamente, y no solo lo digo por la argumentación de Cuestión de prioridades de Javier Gimeno, si no porque en esa búsqueda que estoy haciendo de las finalistas del Premio Amazon 2019 con la intención de escribir la reseña antes de que sean finalistas, me estoy encontrado con muchas tramas que empiezan así, con una desaparición. Sin ir más lejos, en Déjame morir de Alberto Meneses, también participante en el Amazon 2019, el tema también se toca.

Cuestión de prioridades es la tercera novela de Javier Gimeno y es una mezcla de géneros. Podríamos decir que comienza como una novela de investigación, luego pasa a convertirse en un thriller, acaba siendo una novela de terror y todo ello muy logrado por el tempo que el autor le ha dado al texto. La novela tiene un ritmo y una intensidad que va creciendo a medida que van sucediendo las cosas, como tiene que ser en un thriller al uso. El final roza la angustia, pero el lector no puede cerrar los ojos, ya no puede hacer marcha atrás atrapado en la trama y con ganas de saber cómo queda todo. Cuidado con vuestro cuello.

No os quiero engañar, seguro que a vosotros también os pasará: os hacéis una idea de cómo ha sido todo y de cómo será, pero una cosa es la idea y otra lo que el autor nos cuenta, ya que juega al gato y el ratón con el lector creando ese momento de, ves como era así, para pasar a, no me lo esperaba. Siempre es bueno que el lector se vea sorprendido.

Momentos remarcables.
El inicio de la novela. Como siempre, no desvelaré nada para que os pille por sorpresa, pero hay un momento en que el protagonista de la acción tiene que bajarse del coche. Nunca había leído una escena igual. La risa se me escapaba en la cama mientras lo leía.
Con todo, logra el efecto deseado, que el lector sienta curiosidad por lo sucedido y quiera leer más.

La tormenta que no llega.
Es un elemento que el autor utiliza de forma brillante para hacer pasar el tiempo y para crear tensión, pues el lector sabe que las cosas más peliagudas pasarán cuando llegue esa monstruosa tormenta. Genial la tienda en la que uno de los personajes entra a comprar un, vamos a llamarle, chubasquero.

Otro momento más.
El epílogo. Para mi gusto sobra. No aporta ninguna información a la novela y diría que desinfla un poco el momento álgido del fin de la lectura. Para mi gusto me hubiera quedado con una sensación mejor sin ese epílogo, pero es lo suficiente corto para no desinflarme del todo. Es como el que se curra un primero y un segundo espectacular y no consigue hacerlo del todo bien en los postres. Te quedas con dudas.

No puedo dejar de decir que me ha parecido una novela muy cinematográfica. La vas leyendo y la estás viendo. Creo que eso hace que la lectura sea muy ágil y que la satisfacción del lector sea mayor al ver que la cosa avanza rápida.

Además, acabas con la sensación que los personajes, los supervivientes, tienen más recorrido y que podría ser que pudiera haber una continuación.

Es difícil saber si Cuestión de prioridades podría ser una finalista o no del Premio Amazon 2019, aunque tiene muchos elementos que la podrían colocar dentro de las cinco elegidas.
Desde aquí mi apoyo.

¡Mucha suerte!


Otras reseñas de libros participantes en el Premio Amazon 2019



 SINOPSIS

Casi 4000 casos de desapariciones infantiles en EEUU están sin resolver.
La doctora Myers no va a permitir que la desaparición de su hija sea un nuevo caso olvidado.
Con el firme propósito de encontrarla, acude a Snakeriver, una remota población de Maine.
La búsqueda no será fácil, una ciclogénesis explosiva la acompañará durante la investigación, además de una tormenta de recuerdos y sentimientos enfrentados.

¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas


2 comentarios:

Carmen CG dijo...

A mí también me ha gustado y eso que no suelo leer terror. Es verdad que no me ha parecido terrorífica pero sí me ha descolocado y entretenido a partes iguales.
(Entiendo lo del epílogo y, en parte, lo comparto, aunque a mí no me ha molestado tanto)
Espero que a Javier tenga suerte, y si no es así, que mucha gente les su novela.
Un abrazo

David Gómez Hidalgo dijo...

Me gusta que coincidamos.
Sobre el epílogo, creo que es mejor que acaben en algo que de bajada. Esa fue la sensación que tuve.
Saludos