cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: La esencia

miércoles, 11 de marzo de 2009

La esencia

Sigo sin tiempo para escribir texto nuevos y por eso he querido recuperar este texto que escribí como prólogo de mi novela, aunque mucha se llegó a publicar en ella.


Haz memoria, quizás nunca te has parado a pensar en lo que haces a diario, esas cosas que por cotidianas, pasan desapercibidas con el tiempo.

Si te pararás un segundo e intentaras hacer ese esfuerzo, creo que te darías cuenta que esas acciones no tienen sentido por si mismas.

Una acción nos lleva a otra y está puede llegar a explicar en parte o totalmente a la primera. Así se van construyendo cadenas de actos que nos pueden parecer infinitas; incluso ellas mismas, algunas veces, se enlazan entre si dando una mayor sensación de no finitud.

Cuando se llega a los últimos eslabones de alguna de estas cadenas, muchos buscan en su interior una explicación más plausible de su existencia, otros ni tan siquiera se hacen la pregunta y con manos grasientas intentan aferrarse, quizás por miedo, a un eslabón imaginario para no presenciar el final de su historia. A la mayoría les da igual si la explicación existe.



La muerte nos llega y ese es el único hecho irrefutable de nuestra existencia. Algunos ven la muerte como el comienzo de una nueva feliz vida eterna; otros como el final de sus libertades, pues hasta entonces habían dicho y hecho lo que le venía en gana.

Si descartamos a estos dos grupos, nos quedará la gran mayoría que no entienden el porqué de la muerte.

Podríamos dar razones biológicas, que es lo que tocaría, pero nos llevaría a no soñar y por tanto a no disfrutar de la búsqueda de otras razones. Esa búsqueda es la que nos da la vida pues no hace pensar en la esencia de las cosas y puede llevarnos a la explicación buscada. No es fácil entender la esencia y por ello no nos debemos sentir derrotados, inútiles o defraudados por no encontrarla o entenderla en un corto espacio de tiempo.



Mira a tu alrededor, párate a pensar en lo que te rodea, deja a un lado el torrente que ahoga a esta sociedad y dale un nuevo sentido a tu vida, si es que lo necesita, aunque nunca estarás seguro de ello si no miras fijamente a los ojos de la esencia.

4 comentarios:

Niña hechicera dijo...

No te olvides de recoger tu premio y gracias por tus palabras,yes un artista!!!

Anónimo dijo...

Hola!

Me gusto mucho tu comentario^^

Y a mi me ha encantado esta visión tuya de la esencia, como has dicho pocas personas percibe realmente el sentido de la vida y la muerte.

Un Saludo

Anónimo dijo...

M'agrada sobretot el quart paràgraf.
Sobretot l'última frase i els que s'aferren a una última i inexistens il·lusió.

Molt bo!

Andreu Romero dijo...

Hay que darle sentido a cada momento, sentir que hacemos lo que hacemos con un fin que nos satisfaga. Porque la vida en sí no tiene sentido, no dejamos de ser animales absurdos la mayor parte del tiempo. Así que, desayunemos, escribamos o veamos una peli, hay que hacerlo con un propósito cuerdo. Mírame a mí, que he decidido quedarme por estos lares una semana más para cuidar a esta felina mía, que no deja de toser... :P