martes, 23 de febrero de 2010

Antes del amanecer y del atardecer



Parte de la entrada de hoy está escrita a dos manos que se unen en una.

La entrada de hoy va de cine y en concreto una recomendación, y no de una película, si no de dos, una continuación de la otra.
No son películas de hace dos días, como es el caso de la primera, pero creo que vale la pena recordarlas.

¿Y cómo fue que di con ellas? Pues en una bendita biblioteca y su servicio de préstamo de DVD, y claro está, de la mano cariñosa que me acompañó hacia el arca, ya que creo que solo, estoy casi convencido, no las hubiera cogido, y no por nada, si no por aquello del título, de la portada y esas cosas. Por eso me he animado a escribir esta entrada, para romper con algunos tópicos de películas supuestamente acarameladas y azucaradas que resulta que no lo son tanto.

¿De qué películas os estoy hablando?, os preguntaréis. Pues ahí van los dos títulos:

Antes del amanecer (1995)

Antes del atardecer (2004)

La primera recibió el Oso de plata a la mejor dirección en el festival de Berlín (que sí, que no quiere decir nada).

Creo que lo interesante de la película es sobre todo ya no sólo el contexto que les envuelve que es precioso sino sus interesantes diálogos de humor irónico y bastante realista. Los actores consiguen que el espectador se meta en el papel, en sus vidas y se vea incluso reflejado en algunos momentos o quizás simplemente nos hace cuestionarnos a nosotros mismos si también estamos en su misma situación, es decir, creo que consiguen hacer una exploración de la propia persona y enfrentarnos a nuestros propios miedos: emociones y pequeños rincones del pasado como la infancia o el pasar de adolescente a adultos. ¿Será el síndrome de Peter Pan? ¿No estamos preparados para el compromiso? O mejor dicho ¿qué entendemos por amor? Muchas preguntas se plantean y en solo una hora y media en que la cámara no deja de grabar, es como si pudiéramos pasear con la pareja durante toda la película por la ciudad.

Quisiera destacar el enganche que hace la primera con la segunda película, totalmente creíble y la transformación, tanto física como emocional que tan bien se muestra en esta segunda. Y también creo que uno de los puntos fuertes, los diálogos, se hacen más creíbles por la participación de los propios actores en el guión de la segunda película (Ethan Hawke, Julie Delpy)

Personalmente me gustó más la segunda que la primera y creo que lo que más pesa en esa decisión es el tiempo. En la primera la acción transcurre desde una mañana hasta el amanecer en casi dos horas de película; en la segunda parece que todo sucede en el momento.

Los dos finales, Viena y París no te dejan indiferente y no digo más para no chafar la película.



Sinopsis de Antes del amanecer


Un joven periodista norteamericano que acaba de romper con su novia, y una estudiante francesa, se conocen casualmente en el tren Budapest-París y entablan una conversación. A raíz de esto, ambos se embarcan en una expedición por Viena.





Sinopsis de Antes del atardecer


Jesse y Celine una vez se conocieron en un tren y pasaron juntos una noche inolvidable paseando por Viena. Prometieron encontrarse de nuevo seis meses después. Han pasado diez años desde entonces, y Jesse y Celine se vuelven a reunir, esta vez en París. Jesse está de gira promocionando su novela cuando la ve entre la gente en una librería de París. Ella lleva un tiempo viviendo en la capital francesa. Él vive en Nueva York. Jesse inmediatamente decide dejar todo para pasar el tiempo con Celine, de nuevo, esta vez paseando a orillas del Sena. Ambos pasan la tarde en los cafés, en los parques, recordando aquella tarde en la capital austriaca y lo vivido por ambos hasta entonces. Pocas palabras necesitan para comprobar que sigue habiendo lo mismo que entonces.
Publicar un comentario