martes, 9 de febrero de 2010

El puzle de la vida



El Camino casi siempre se empieza en solitario.
Y es a medida que pasan los días cuando vas conociendo gente;
conociéndote.
Es entonces cuando más cuesta caminar al tener que integrar varios ritmos.
Es el puzle de la vida;
un puzle nada fácil de construir;
un reto diario;
que con calma,
con serenidad,
con cariño,
con amor,
con amistad,
y alguna dosis de ingenio e imaginación,
casi siempre se consigue superar.
Ajustar las piezas, ajustar los ritmos, ajusta la vida.
Ese es el gran reto de caminar juntos;
ese es el reto que quiero superar;
el que quiero vivir a tu lado.
Publicar un comentario