domingo, 21 de noviembre de 2010

Egorrino Manifestum

 El viérnes estuve en un recital poético, donde Jaime Rodríguez no hizo disfrutar con su dramatización y dicción de su poema: Egorrino Manifestum.
No he podido resistir la tentación de publicarlo en mi blog y compartirlo con vosotros.



El egorrino es aquel que vive en su própio uso horario y espacio/tiempo. Siempre es la una, la una y un minuto, la una, un minuto y un segundo, la una y un minuto, un segundo y una centésima.

Su mundo no es cuadrado, ni siquiera redondo, logicamente es infinito. Todas las paralelas pasan por su mente y todos los meridianos por su cuerpo, siendo su corazón, el ecuador que palpita sonora y eternamente repetitivo, yo...mi...yo...mi...

Ama a Saturno como casi así mismo, puesto si éste debora a su hijo, el egorrino debora a sus ahijados. Se relame, se fascina, los hipnotiza con su increíble verborrea y sus bellos cantos de sirena. Revolotea de forma irremediable con su metafísica verbal.

El estruendo de su voz acaba haciendo un eco permanente en el momento que mueve su boca y habla de cosas, como, por ejemplo, la etimología del vocablo tezcatlipoca.

Es más famoso que Jesús y ah, claro está, que los Beatles pues.

Está en todos lados sin estar en ningún sitio. Sus bien intencionadas afirmanegaciones le convierten en el número pi de cualquier ecuación social que se tercie. El egorrino es el elemento que más pasión levanta en la matemática del status y jerarquía de bares.

La matemática, aquella ciencia en la cual algunos se dedican a restar. El Egorrino gracias a las potencias y multiplicaciones rompe cualquier posibilifad de logro estadístico. Ya que la probalidad muere ante su bienaventurada presencia.

Almuerza sediento de si mismo banquetes introspectivos en lugares con espejos invisibles y lujuriosos. Podríamos decir, que se trata de un hombre a una sombra pegada (Quevedamente).

Es tan, que bien podría crear una franquicia de ego-basura para todos nosotros, mediocres de terciopelo. Se llamaría Mc Prepotencia. Imaginen : "¿Quiere más atención con sus patatas fritas?"

Rico en riqueza, inteligente en la no inercia. Nunca crea, el egorrino hace art...art...art (achís) arte.

Jaime Rodríguez
Publicar un comentario