lunes, 20 de diciembre de 2010

Un pueblo solidario



Esta mañana puse la radio y me entró una gran alegría al escuchar que, una año más, el pueblo catalán hemos sido solidario. Inmediatamente supe que tenía que escribir una entrada en el blog explicándolo; segundos después pensé que debía decir que ya está bien de considerarnos unos tacaños, que ya cansan los chistes de la tirita o de la peseta, entre otros, pero eso empañaría lo que verdaderamente me impulsa a hacer esta entrada.

Cada año por estas fechas, y ya van diecinueve, la televisión autonómica de Cataluña (TV3) organiza una maratón solidaria. El tema de cada año tiene que ver con una enfermedad o grupo de enfermedades y desde la fundación de la Maratón se intenta recaudar fondo para que los grupos de investigadores no se vean frenados por falta de recursos económicos. Son, normalmente, proyectos a cinco años vista y de los que la Maratón y la propia TV3 en sus informativos o programas especiales nos tienen informados a la gran masa de donadores anónimos (el pueblo).

No es fácil que en los tiempos de crisis que corren se pueda hacer una buena recaudación, pero una vez más, el pueblo catalán ha vuelto a demostrar que es solidario como el que más batiendo todos los records de recaudación que se habían establecido hasta el día de hoy. Por la radio se ha comentado que ayer el programa televisivo cerró con 7.200.000 € de recaudación y que se espera llevar a los 8.000.000 a finales de Enero, ya que una vez acabado el programa se deja un mes más por si alguien quiere seguir haciendo su aportación.

¿Y dónde está el secreto que no encuentran los otros programas autonómicos o estatales? En la movilización de un pueblo. Desde la villa más pequeña, hasta la ciudad más grande, se ha instaurado, como si de una fiesta se tratara, las actividades de la Maratón que espontáneamente se organizan en todos los rincones de Cataluña y que poco a poco van elevando la recaudación (es como el cuento de la ratita que barría la escalerita y que encontraba una moneda cada día). También se comentaba en la radio que muchas de las 120.000 llamadas registradas el día de ayer para hacer donaciones, no eran de grandes sumas, la mayoría eran de 5, 10, 15 €, y esa es la gracia. Todo el mundo está concienciado, la Maratón es una más de las fiestas del pueblo, incluso se ha dicho que Montserrat Caballé la quiere llevar a la UNESCO para que sea patrimonio de la humanidad (o alguna categoría similar que tenga un reconocimiento mundial).

Creo que más que reconocimientos la conclusión que tenemos que sacar de todo esto es que en el fondo somos mucho más buenos de los que nos creemos. Y es que el estrés del día a día no nos deja escuchar nuestros corazones.

Felicidades a la Maratón una vez más.
Publicar un comentario