jueves, 3 de febrero de 2011

1Q84, Nueva novela de Haruki Murakami


Hacía días que no me pasaba por mi librería de culto y tenía pendiente comprar la última novela de Tom Sharpe “La herencia de Wilt”, la quinta del desternillante personaje.
Quisiera decir que me alegro muchísimo por Sharpe, ya que ha publicado dos novelas en menos de dos años y para un autor de su edad, y con lo mal que lo ha pasado, simplemente es para sacarse el sombrero. Ya comenté en el blog su anterior novela, “Los Grope”, y espero poder escribir una crítica favorable acerca de esta que tengo entre las manos y que hace tres días comencé a leer. Todavía es pronto para decir algo sobre ella.


Pero lo que me ha movido a escribir esta entrada ha sido, mira como son las cosas, que justo al lado de la novela de Sharpe, como azuelo para pez, premeditación y alevosía, había otra que me hizo casi grita de asombro (sí os podéis reír).
No me lo esperaba.
Cuál fue mi sorpresa al encontrarme una nueva novela de mi idolatrado Haruki Murakami.
Mi me lo pensé, y tenía que haberlo hecho si fuera otro autor y más con el título de la misma, 1Q84, que me dirás que engancha. Le pegué un vistazo a la contraportada, no para decidir si la compraba o no (estaba claro que la iba a comprar) si no para ver de qué podía ir la cosa y esto es lo que pude leer:

"En japonés, la letra q y el número 9 son homófonos, los dos se pronuncian kyu, de manera que 1Q84 es, sin serlo, 1984, una fecha de ecos orwellianos. Esa variación en la grafía refleja la sutil alteración del mundo en que habitan los personajes de esta novela, que es, también sin serlo, el Japón de 1984. En ese mundo en apariencia normal y reconocible se mueven Aomame, una mujer independiente, instructora en un gimnasio, y Tengo, un profesor de matemáticas. Ambos rondan los treinta años, ambos llevan vidas solitarias y ambos perciben a su modo leves desajustes en su entorno, que los conducirán de manera inexorable a un destino común. Y ambos son más de lo que parecen: la bella Aomame es una asesina; el anodino Tengo, un aspirante a novelista al que su editor ha encargado un trabajo relacionado con La crisálida del aire, una enigmática obra dictada por una esquiva adolescente. Y, como telón de fondo de la historia, el universo de las sectas religiosas, el maltrato y la corrupción, un universo enrarecido que el narrador escarba con precisión orwelliana. "

Creo que la cosa pinta muy bien.

Hacía ya dos años que Haruki Murakami no publicaba una novela en España (After Dark (2009) fue la última. No tengo en cuenta el libro de cuentos, ni la historia biográfica que publicó el año pasado). Supongo que era de esperar que este 2011 se publicara la nueva visto el nivel de producción del escritor, pero, así como en el caso de Sharpe y Vázquez-Figueroa estaba al caso de su nueva novela, en éste no.

Tengo muchas ganas de comenzar a leerla y de quedarme atrapado en su lectura, como en casi todas sus novelas. Siempre he pensado que me gustaría escribir como él, que él tendría que ser el espejo en el que reflejarme. De la nada te saca una historia como si de un mago se tratara al sacar un conejo de la chistera.

Veremos. Tengo que ser prudente después del fracaso de la última de Vàzquez-Figueroa (El mar en llamas). Y sobre todo antes tengo que disfrutar de Wilt y sus aventuras.

Ya os contaré.

Publicar un comentario