domingo, 27 de marzo de 2011

Nos fuímos de boda


A veces un poema no lleva título
Ni etiquetas ni trampas
A veces un poema ni siquiera intenta ser un poema
Ni adornar palabras
Y menos aun rimar versos
Un poema, a veces desea ser libre.
Expandirse a otros lugares
Pintarse de otro color
A veces un poema te quiere
Te desea o te odia
A veces un poema es solo un poema.

Decía Becquer:
¿Qué es poesía?, dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Que es poesía?, ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía... eres tú.

Igual que poesía es el Camino que hoy empezáis, donde como sabéis, se necesita una fuerte dosis de paciencia, respeto, comprensión y amor
Hay días donde cuesta caminar y hay que levantarse y volver a empezar y no desfallecer.

Diría Whitman:
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.

Y diría yo:
Es el puzzle de la vida;
un puzzle nada fácil de construir;
un reto diario;
que con calma,
con serenidad,
con cariño,
con amor,
con amistad,
y alguna dosis de ingenio e imaginación,
casi siempre se consigue superar.
Ajustar las piezas, ajustar los ritmos, ajustar la vida.
Ese es el gran reto de caminar juntos.

A veces un poema no lleva título
Ni etiquetas ni trampas
A veces un poema ni siquiera intenta ser un poema
Ni adornar palabras
Y menos aun rimar versos
Un poema, a veces desea ser libre.
Expandirse a otros lugares
Pintarse de otro color
A veces un poema te quiere
Te desea o te odia
A veces un poema es solo un poema.
Pero éste intenta desearos la mayor de las felicidades
En el Camino que hoy comenzáis.

Que seáis muy felices.


Creo que la entrada de hoy también se podría considerar un Momento, pero he preferido no englobarlo en esa sección y que tuviera vida propia.

El sábado se casó mi hermana y yo hice las veces de padrino. El texto que hoy comparto con vosotros es el que le leí a los novios en su ceremonia de casamiento civil.
Quisiera remarcar, ya que en la ceremonia no puede hacerlo, que el primer párrafo del texto (el que se repite al final) está escrito por mi pareja. Ella ha sido fundamental en mi proceso de inspiración y escritura, tanto en la configuración de este texto, como el que le leí cuando le entregué el ramo, y por supuesto, en que la canción que le cantamos momentos después de entregarle el ramo y que salió tan y tan bien (alguna vez os he hablado de su música Filthy Sally) Creo que para ser la primera vez que cantaba en público la cosa salió redonda; me lo tendré que pensar, jejeje.

Ah, se me olvidaba. La fotografía son los novios que nos regalaron. Y es que estaba cantado que la primera vez que asistiera a una boda con novia me caían unos, jejeje. Fue muy chulo ya que sonó la canción de Rosendo "Agradecido" justo antes de entregarnos los novios. ¿A qué son majos?
Publicar un comentario