martes, 2 de octubre de 2012

Historia de un crimen perfecto de Mikel Santiago


En los últimos meses han florecido los artículos relacionados con Amazon y la calidad de los textos autopublicados que allí aparecen.
Quizás el más mordaz, de los que he leído, ha sido el  de Miguel Ángel Moreno publicado en su blog.
Resumiendo mucho (podéis leer el artículo completo: AQUÍ): nos explica un experimento que realizó. Se bajo las primeras páginas de 25 libros autopublicados en Amazon por 23 autores, y sus conclusiones fueron que:
-sólo uno de los 23 aprobaría con nota
-dos aprobarían justo
-tres obtendrían un aprobado y pagaría por seguir leyendo.
-el resto, 17, suspenso por diversas razones.
Conclusiones poco halagüeñas.

Todo eso me hizo acercarme al TOP-100 de Amazon, pero en mi caso al de las publicaciones gratuitas, para descargarme el nº1 desde hace meses, Historia de un crimen perfecto de Mikel Santiago y tengo que decir que me he llevado una grata sorpresa con sus cortas 46 páginas.

Mikel Santiago es un bilbaíno que emigró a Dublín, donde se dedica a la publicidad digital, el rock y la literatura, publicando relatos de misterio, terror, intriga,..., por entregas en su blog. Y es ahí, en marzo de 2009,  cuando publica el primer capítulo de Historia de un crimen perfecto, que finalizará, con el décimo, en mayo del mismo año.

Historia de un crimen perfecto, como os podéis imaginar por el título, es una novela negra al uso. Diría que el diario de una confesión y por ello, encontraréis pocos diálogos.
La novela se lee en una sentada; supongo que el hecho de ser publicada por entregas en un blog ayuda a ello. Va directa al grano y mantiene el interés del lector de principio a fin, incluso sabiendo lo que sucederá como indica su inicio:

“Me llamo Eric Rot y escribo estas últimas líneas de mi vida para confesarme: Soy un asesino.
               Yo lo hice. La maté. Linda Fitzwilliams está muerta. [...]murió estrangulada la noche del 13 de Agosto de hace cinco años, en París. Esa es la verdad.”

Mikel utiliza un lenguaje sencillo, sin florituras, pero efectivo para explicarnos una trama clásica, aunque con algún tinte medio paranormal, que por suerte no afecta mucho al conjunto.

Con un personaje, Eric Rot, de aquellos que uno empieza a odiar y que, gracias a la pluma del escritor, se llega, en cierta manera, a querer, quizás más por pena que por el propio amor. Y con un detective de esos que no te quieres encontrar en tu vida real.

Mi experiencia ha sido muy positiva y no descarto volverlo a probar y seguir descubriendo buenas historias y buenos escritores.

El Relatódromo (Blog donde se gestó la novela)

Publicar un comentario