lunes, 31 de diciembre de 2012

Un año lleno de descubrimientos



Último día del año.

Creo que toca echar la visa atrás, respirar unos segundos e intentar visualizar todo lo que ha sido este 2012 que se acaba en Cruce de Caminos.

Como reza el título de esta entrada lo que más destacaría de este 2012 es toda esa gente que me ido encontrado en el cruce de los caminos que he ido recorriendo. Quizás el azar ha jugado su papel, aunque también al azar se le puede forzar si tú vas escogiendo las lecturas que más te pueden hacer vibrar y que a la vez han hecho vibrar a todas esas gentes que te vas encontrando y las compartes.
Sería demasiado largo y aburrido enumerarla a todas ellas, pero supongo que, la mayoría, ya lo sabéis: me habéis hecho un poco más grande y de paso habéis hecho que el blog cada vez tenga más sentido y que cueste menos ir publicando entradas para explicar mi personal visión sobre mis lecturas y sobre lo que voy viendo. Los que tenéis un blog entendéis lo que cuesta hacerlo y el tiempo que dedicamos a ello, pero ver como las visitas van subiendo y que, de tanto en tanto, alguien deja un comentario, tiene el mismo efecto que un abrazo, y es por ello que os quiero dar las gracias a todos los que os vais pasando por mi casa: Cruce de Caminos.

Podría hablar de las 66 reseñas que este año he publicado, todo un record para mí, o del incremento en cerca de 3000 visitas mensuales que ha sufrido en blog en el último año, pero no os quiero cansar.
Simplemente prometer que seguiré fiel a mi estilo reseñador, escribiendo, o intentando escribir aquello que me provoca las lecturas de las excelentes novelas que he leído este año, así como teniendo un sumo respeto por las que no han conseguido engancharme a sus páginas, y es que eso creo que tiene que ser una máxima para el reseñador: el respeto por el trabajo literario del otro.

También es un momento para agradecer a todas las editoriales que han confiando en mí para leer y reseñar sus novelas, y sobre todo, a los anónimos escritores que me envían sus invitaciones para leer sus primeras obras, con el riesgo que ello supone. Siempre he intentado leer todo lo que me llega y ser honesto con su crítica, pero el tiempo es limitado y las horas del día son las que son. Por ello os agradezco la compresión que habéis tenido al haber rechazado algunas lecturas por falta de tiempo.

El mundo editorial está cambiando y el mundo promocional el que más. Y es ahí donde el papel de los blogs literarios tienen más que decir al ayudar en la difusión y promoción de muchas obras que de otra forma no llegarían de una forma tan directa al público.
Estamos, estáis, haciendo un excelente trabajo y por ello también recibir mi felicitación.

Y sin más, desearos una feliz entrada de año y un deseo que hago extensible a todos: que el 2013 nos traiga, de nuevo, excelentes lecturas que compartir.
Publicar un comentario