martes, 8 de enero de 2013

La hora del mar de Carlos Sisi



Os presento mi última colaboración con el portal Cultura Hache, es la reseña de La hora del mar (Minotauro, 2012) de Carlos Sisi

Estoy convencido que muchos de los seguidores de Carlos Sisi se pueden ver sorprendidos por su nueva novela La hora del mar al no tratarse de una novela de género zombi y más viendo la portada, donde se podría suponer que algo de muerto viviente podría tener.
Carlos Sisi es uno de los autores que ha puesto de moda en los últimos años el género zombi en España, junto con Manel Loureiro. Su trilogía de Los Caminantes ha roto todos los esquemas al ser casi convertirse en un best seller de ventas.
Después de la escritura de dicha trilogía pudimos disfrutar de una estupenda novela corta, Edén Interrumpido, donde comenzamos a intuir que Sisi tenía ganas de reinventarse y dejar un poco de lado el género que lo encumbró a la fama.
Yo apoyo totalmente su decisión. No es bueno encasillarse, pues cuando se acaba el filón podría acabarse el autor, y lo que es peor, cansar al lector.
Con La hora del mar, Carlos Sisi demuestra que el género Cifi le sienta bien y abre una puerta a un mundo casi inagotable en historias.

La hora del mar tiene un inicio contundente, rápido, ágil, dinámico. Dos sucesos bastante extraños y diferentes entre si, la muerte en masa de los peces de océanos y mares, y la audición de un molesto zumbido, son los enigmas que se nos presentan para engancharnos a esta novela de ciencia-ficción.
A partir de ahí, Sisi pone en funcionamiento toda su maquinaría dialogal para explicarnos las posibles hipótesis de los sucesos en voz del pueblo y con el punto de chispa de humor malagueño al que nos tiene acostumbrados. Quizás en algunos momentos abusa de las frases tópicas o refranes, sobrecargando el texto innecesariamente. Creo que un autor como él podría prescindir de alguno de ellos, pero también pienso que es una decisión muy personal y de estilo.

El nudo de la novela me ha recordado a la estructura de la Guerra Mundial Z de Max Brooks al ir saltando de un escenario a otro para darnos una imagen de globalidad, una imagen de Apocalipsis total, aunque sin olvidarse de sus personajes principales situados en Málaga y sus aledaños. Son en ellos donde centrará la emociones, los amores (sí, ahí lugar para el amor), los descubrimientos, las aventuras en primera persona.
La hora del mar es una novela para aquellos que les gusta disfrutar con las aventuras en general, con las huidas y persecuciones en particular. Yo soy de los que se cansan un poco de los segundo, y por ello se me ha hecho un poco largo el nudo de la novela. Tenía ganas de avanzar, de saber más, de leer la resolución y no estar anclado en el problema.

Se nota, y mucho, que Carlos ha hecho un arduo trabajo de investigación; son muchas las referencias no inventadas que podemos encontrar en el transcurso de la lectura y que nos van enriqueciendo. En algunos momentos, las divagaciones de los personajes acerca de lo sucedido nos podrían transportar a un plato de Cuarto milenio.

Estoy convencido que Carlos Sisi tenía una cosa clara cuando escribió la novela: el mensaje que nos quería transmitir; la razón de existir del texto. A partir de ahí ha construido una historia, el envoltorio del mensaje.
El planeta Tierra está cada vez más sobreexplotado, más castigado, más descuidado; nadie piensa en lo que dejaremos y sí en ganar más y más a toda costa. Todo somos testigos de las catástrofes medioambientales que se están produciendo en los últimos años. Podríamos pensar que son naturales, normales, o incluso que tienen un carácter aleatorio. Pero, ¿y si no fuera así? Ese es el planteamiento de fondo de La hora del mar. ¿Puede el planeta convertirse en un arma contra la raza humana? ¿Puede intentar acabar con nosotros antes que nosotros con ellos?
Debo decir que el mensaje me ha llegado y tan solo por eso ya vale la pena recomendar la lectura de la novela. A algunos les vendría muy bien leerla atentamente. Luego podemos discutir si el nudo es largo o corto, si da más miedo o menos, si nos gusta más o menos que Los Caminantes, o si el final nos convence, pues ese es otro de los puntos clave.
A mí personalmente no me ha molestado que el tema finalice como finaliza. Creo que el final está acorde con la trama, con el mensaje, y casi podría decir, que no se me ocurre una manera mejor de acabarla.
Publicar un comentario