cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: El llanto que no cesa de VV.AA (2019) (Reseña 1)

martes, 2 de julio de 2019

El llanto que no cesa de VV.AA (2019) (Reseña 1)


Por Enrique de la Cruz (@navegante_no)

Mi primer contacto con el género del terror fue a través de un libro de relatos, las Narraciones Extraordinarias, de Edgar A. Poe, con prólogo a cargo del recientemente fallecido Narciso Ibáñez Serrador. No me negarán que fue un buen comienzo.

Entre los chavales de catorce o quince años, este género es muy popular pero, por la alegría que demuestran al verlo, creo que no lo aprecian en toda su amplitud. Con la edad, esto es con la sabiduría, los miedos van haciéndose hueco en nosotros escondiéndose en nuestra mente en pequeños recodos donde no queremos mirar. Es la chispa de la literatura de terror la que se encarga de iluminar esos reductos oscuros del subconsciente y provoca con ello que nuestros miedos, personales y a veces transferibles, afloren a la consciencia y nos hagan así «cagarnos» de miedo —perdón por la expresión.
Pero para que eso suceda tenemos que tener ese miedo dentro, para que surja la magia del terror tenemos que traer ese temor de casa y, con ese caldo de cultivo llega ése relato, ése precisamente y no otro, y te revuelve por dentro como ningún otro lo hace.
En el ámbito de esa estrecha relación entre el lector y el escritor que casi siempre se crea —si no se crea no es culpa de uno ni de otro—, es donde el relato de terror se desarrolla con voracidad depredadora, buscando las grietas de nuestros miedos para meterse en nuestros pensamientos y alimentarlos con desconfianza y angustia imaginarias pero que se tornan tan reales que nos hacen sufrir.
Por eso esta variada antología —son ocho relatos— va a hacer que sientas esas sensaciones, el desasosiego por el llanto de un bebé, la incertidumbre de presencias extraterrestres, la amargura existencial de un vampiro o el enfado de unos desahuciados que no quieren abandonar su casa.
Para mí ese es uno de los puntos fuertes de la antología, la variedad. Aunque resulte lógico por su naturaleza, es una selección muy variada tanto en los temas como en la fuerza de los textos.

Dos de los textos más potentes para mí son «El llanto que no cesa», de Jaume Vicent y «Desahucio», de Javier Martos. El primero tiene una carga psicológica muy potente; el segundo tiene un tono duro que recrea un ambiente cargado y sucio.

«El pliegue», escrito por Juan Miguel Fernández Fernández, parte de una escena costumbrista de pareja en un coche para, con un buen giro, llevarnos a una situación inquietante para resolverlo con otro giro que no desvelaré.

«Horario de visitas», de Iván Guevara y «La sirena del Rey», de Juan Pablo Betanzo discurren por unos derroteros más sentimentales pero realmente efectivos. Esta parte sentimental se cierra con «La pérdida», de Mar Rojo, que es un relato muy cortito en el que se ahonda en la forma de afrontar la muerte repentina de un ser querido.

Con «Expiación», de Alicia del Rosario, nos adentramos en el terreno del amor y la nostalgia de la mano de un ser realmente excepcional.

«La abuela Dora» es una mujer especial, no sé si me entienden. Leoncio López nos describe a una mujer de esas que haylas en todas las tradiciones y que tienen un halo especial que queda reflejado en este relato contado a través de la tierna mirada de un niño.

Resumiendo: la antología, primera del género de terror, compilada, coordinada y editada por David Gómez Hidalgo, ofrece ratos de miedo y momentos para la reflexión de la mano de autoras y autores con experiencia en el género.
Los amantes del terror tienen un nuevo libro que deben leer, anímense con esta antología, merece la pena.
  

 SINOPSIS

El llanto que no cesa es la primera antología de terror y fantasía con el sello de Cruce de Caminos.

Entre los autores, Jaume Vicent, administrador de la conocida web Excentrya, que con su relato «El llanto no cesa» da título a la antología, un relato que os causará un profundo horror; Javier Martos, el conocido escritor sevillano, que con «Desahucio» nos hará disfrutar de un terror más clásico, aunque actualizado; Juan Miguel Fernández Fernández, uno de los escritores más heavys del panorama nacional, que con «El pliegue» nos hará partícipes de un extraño encuentro por partida doble.
No se quedan atrás Iván Guevara y su «Horario de visitas», una nueva visión del Ángel de la Muerte; Alicia del Rosario que nos dice que algunas veces no queda otra que la «Expiación»; Mar Rojo, que nos cuenta en «La pérdida» cómo buscar la paz en un caserón de pueblo.
Y como postre, Juan Pedro Betanzos Soto que nos llevará, de la mano de la fantasía, a la corte del Rey Carlos II de España con «La sirena del rey»; Leoncio López, quizás poco conocido entre el gran público, pero con importantes premios a sus espaldas y que con «La abuela Dora» nos hace vivir noche en las que las brujas eras las reinas del lugar.

Como habéis podido leer una buena amalgama de terror y fantasía que hará las delicias de los lectores de género, pero que también puede servir para que los menos versados en él puedan probarlo y de paso conocer ocho buenos escritores.


¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Quieres seguirme como escritor? ¿Quieres participar en sorteos exclusivos?
Subscríbete a mi lista de correo y descubre sus ventajas


No hay comentarios: