cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: Desconectado

sábado, 11 de abril de 2020

Desconectado

Foto de Simon Migaj en Unsplash

Ahora sin esforzarte mucho te encuentras con fotografías de conocidos con una marca de agua que pone: #YoMeQuedoEnCasa
Supongo que todos tenemos necesidad de formar comunidad y en días de confinamiento esa podría ser una de las formas y más si una de las grandes redes sociales te lo ofrece con un solo click.

No es la primera vez que sucede una cosa así. Por desgracia lo vimos con los atentados ocurridos en Francia. Con un click te ponían una bandera francesa en tu fotografía. Incluso hoy, te puedes encontrar con la imagen de algún despistado que todavía la tiene.

Lo que no me esperaba encontrar es el avatar de un conocido con el hashtag #Desconectado, y no me lo esperaba, pues es de las personas que conozco que está más al día de todo.

No pude resistir la tentación y le envié un mensaje preguntándole por el tema. Tuve que esperar dos días para recibir la contestación. Realmente estaba desconectado.
Me contó que había cambiado algunas costumbres para sobrevivir al confinamiento. Que antes se pasaba las horas mirando noticias en digital, noticias en la televisión, comentarios en redes sociales y que notó que la ansiedad estaba comenzando a gobernar su día a día. En vista de todo ello, decidió aplicarse una desconexión tanto de noticias como de redes sociales y que desde entonces vivía más tranquilo. Que no era darle la espalda a la realidad. Que simplemente miraba una vez al día las noticias, pero sin la intensidad que lo hacía antes y que había silenciado todas las notificaciones de sus redes sociales y que entraba en ellas cada dos o tres días a responder mensajes y sin tener mucha interacción más.

No sé vosotros, pero yo admiro a las personas que pueden silenciar sus redes sociales. Hoy en día es casi como dejar de fumar.


¿Y vosotros, creéis que las redes sociales suman o restan?
¿Podríais vivir hoy en día sin redes sociales?
¿Sois consumidores de noticias como lo era mi amigo?
¿Vivís con cierta ansiedad el confinamiento por culpa de las noticias?

¿SEGUIMOS CONECTADOS?
Me encantaría que siguiéramos conectados más allá de esta entrada y que pudieras conocer un poco más de cerca mi faceta como escritor. Por todo ello te invito a que formes parte de mi lista de correo. Además, te llevas una de mis publicaciones de regalo. ¡¿TE APUNTAS?!


2 comentarios:

Marisa G. dijo...

Pues a mí me ha pasado igual. No he desconectado totalmente pero es más que razonable lo que ha hecho. Al principio estaba ávida de noticias y me pasaba el día con el móvil en la mano, entre ediciones digitales de prensa y redes. Llevé a pasarlo muy mal. Así que traté de cambiar de hábito. Ver las noticias una sola vez, y silenciar en redes a todos esos agoreros que parece que le encantaba dar únicamente malas noticias. La cosa estaba y está mal, pero ha habido mucha gente que se ha dejado llevar por una oleada de malos presagios y catástrofes insoportable. Mucha gente se ha dedicado a compartir bulos a diestro y siniestro, sin cotejar nada. Y es que no comprendo dónde radica la gracia de inventarse cosas de este estilo. Y encima, hasta la prensa se ha hecho eco de noticias que no eran ciertas. Así que, la desconexión o informarse donde realmente se dan noticias verídicas es lo mejor que ha hecho.

David Gómez Hidalgo dijo...

Gracias Marisa por tu comentario.
Creo que al final muchos hemos optado por lo mismo.
Y sobre la fake news, pues no entiendo que la gente se dedique a eso, aunque por lo que se ve todo momento es bueno para desestabilizar.
Un abrazo.