cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: Poeta de alquiler - David Gómez Hidalgo

miércoles, 10 de junio de 2020

Poeta de alquiler - David Gómez Hidalgo

Se ve un hombre sentado en una silla pequeña con una mesa delante y con un cartel que dice poeta de alquiler
Photo by Leonardo Baldissara on Unsplash


Como cada día, lo vi allí sentado, abrigado, fuera primavera, otoño, invierno o verano. Y es que había escogido uno de los lugares con más corriente de la ciudad, pero a la vez, uno de los más transitados. No sé si eso le beneficiaba o no. He de suponer que sí, pues sería un poco estúpido comerse cada día aquel aire y no obtener nada a cambio.

«Poeta de alquiler, paga lo que quieras», rezaba el amarillento cartel. 
Y un día más me hacía la misma pregunta al pasar por su lado: ¿qué pagaría yo por un poema suyo? ¿Qué precio tiene el arte, la creatividad, la imaginación? 

Llegué a las escaleras que daban entrada al metro, me giré para mirar atrás y comprobar que no se había movido de su sitio. Me quedé allí parado unos minutos y pude constatar, con tristeza, que nadie lo miraba, que nadie reparaba en su presencia. Quería pensar que era una cuestión de tiempo. Nos hemos acostumbrado, yo el primero, a ir siempre con un reloj en el culo y no tener tiempo para nada superfluo. ¿Qué podía ser si no? ¿Nadie necesitaba un poema que le diera color a su día? ¿Y yo? ¿Necesitaba un poema? Estoy convencido que todos necesitamos un poeta de alquiler a nuestro lado que nos glose la vida desde otro punto de vista. Y no tiene que ser aquel poeta. Existen múltiples formas de poetas que pueden conseguir que nuestra vida sea mucho más placentera.  

Me costó horrores coger el metro. Casi llego tarde al trabajo. Incluso estuve un par de minutos parado delante de la puerta de entrada. Y es que muchas veces, sin planearlo, sin pensarlo mucho, te tropiezas con algo o con alguien que actúa de catalizador y te da por pensar si tu vida tiene sentido cómo la estás viviendo, si existe la poesía en ella.
Pero al cruzar aquella puerta todo pasa a un segundo plano y solo puedes pensar en el trabajo.

Mañana me volveré a encontrar con el poeta del alquiler; mañana tendré una nueva oportunidad de recibir un poema; mañana podría ser el día que entre la poesía en mi vida.



¿SEGUIMOS CONECTADOS?
Me encantaría que siguiéramos conectados más allá de esta entrada y que pudieras conocer un poco más de cerca mi faceta como escritor. Por todo ello te invito a que formes parte de mi lista de correo. Además, te llevas una de mis publicaciones de regalo. ¡¿TE APUNTAS?!

1 comentario:

Margari dijo...

Siempre con prisas que no nos dejan disfrutar de estos momentos. Qué poca importancia le damos a la poesía...
Besotes!!!